Site Feedback

Mi nietito y mi mando de distancia

 

Anoche, me senté en el sofá para ver la tele. Pero, no podia encontrar el
mando de distancia (control remoto ) . Normalmente lo pongo en la mesa lateral, pero no lo vi. Buscaba debajo el sofá, los cojines, otras sillas en la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a la sala

¿Qué estás haciendo? me dijo.

Busco el mando. ¿Has visto el mando? le pregunté

Es posible que, a Enrique, lo pudiera haber jugado con el." me contestó
.
Recordé que nuestro nietito había visitado en la mañana. Entonces, nosotros buscamos juntos por todo la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el comedor

Luego, me senté a frente de la tele. Yo pulsé los botones del mando, pero la tele no encendió. Parecía que, Enrique, haya reprogramado el mando. Llamé apoyo técnico y después de una medio hora,lo arreglamos.

Eso me trajo recuerdos cuando tenía siete años en los años cincuenta. Mi papa compró nuestra primera tele. La tele solo tenia dos colores, negro y blanco, y solo eran cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día, No habia los mandos de distancia y teníamos que cambiar las canales con una perilla adjunto a la tele. De hecho la perilla era de plástico y se rompió dentro de un mes. Entonces, mí papa fue a la ferretería y compró un alicate para que cambiáramos los canales.

Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. Y Ellos añoran por los días viejos. Estoy agradecido por mi mando de distancia y no podría cambiarlo a un alicate.

P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

Share:

 

2 comments

    Please enter between 0 and 2000 characters.

     

    Corrections

    Mi nietito y mi mando de distancia control remoto

    Anoche, me senté en el sofá para ver la tele. Pero, no podia encontrar el
    mando de distancia (control remoto ) . Normalmente lo pongo en la mesa lateral, pero no lo vi. Buscaba debajo el del sofá, los cojines, otras sillas en la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a la sala

    ¿Qué estás haciendo? me dijo.

    Busco el mando control remoto. ¿Has visto el mando control remoto? le pregunté

    Es posible que, a Enrique, lo pudiera haber haya jugado con el." me contestó
    .
    Recordé que nuestro nietito había visitado en la mañana. Entonces, nosotros buscamos juntos por todo todA la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el comedor

    Luego, me senté a en frente de la tele. Yo pulsé los botones del mando, pero la tele no encendió. Parecía que, Enrique, haya reprogramado el mando. Llamé al apoyo/servicio técnico y después de una medio hora,lo arreglamos.

    Eso me trajo recuerdos de cuando tenía siete años en los años cincuenta.  , mi papá compró nuestra primera tele. La tele solo tenía dos colores, negro y blanco, y solo eran cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día. No habia los mandos de distancia controles remotos y teníamos que cambiar las canales con una perilla adjunto a la tele. De hecho la perilla era de plástico y se rompió dentro de un mes dentro del primer mes / en un mes. Entonces, mí papá fue a la ferretería y compró un alicate pinza para que cambiáramos los canales.

    Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. y ellos añoran por los días viejos. Estoy agradecido por mi mando de distancia y no podría cambiarlo a una alicate pinza.

    P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

    Mi nietecito y mi el mando de a distancia

    Anoche me senté en el sofá para ver la tele pero no podia encontrar encontré el
    mando de a distancia. (control remoto) Normalmente lo pongo en la mesa lateral, mesita, pero no lo vi estaba. Buscaba Miré debajo el sofá, entre los cojines, en las otras sillas en de la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral mesita. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a en la sala

    ─¿Qué estás haciendo? ─me dijo.

    ─Busco el mando. ¿Lo has visto? el mando ─le pregunté.

    ─Es posible que a Enrique lo pudiera haber haya estado jugando con él ─me contestó.


    Recordé que nuestro nietecito nos había visitado en por la mañana. Entonces, nosotros Lo buscamos juntos por todo la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el del comedor.

    Luego me senté a frente de a la tele. Yo Pulsé los botones del mando, pero la tele no se encendió. Parecía que Al parecer, Enrique haya había reprogramado el mando. Llamé apoyo al servicio técnico y después de una medio hora lo arreglamos.

    Eso me trajo recuerdos de cuando tenía siete años, en los años cincuenta. Mi papá compró nuestra primera tele. La tele Solo tenia dos colores,  blanco y negro, y solo eran cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día. No habia existía los el mando de a distancia y teníamos que cambiar las de canal con un perilla botón adjunto acoplado a la tele. De hecho la perilla el botón era de plástico y se rompió dentro al cabo de un mes. Entonces, mi papá fue a la ferretería y compró un alicate para que cambiáramos los de canal


    Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. Y Ellos Añoran por los días viejos tiempos. Estoy agradecido por mi mando de a distancia y no podría cambiarlo a por un alicate.

    P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

    Mi nietecito y mi el mando de a distancia

    Anoche me senté en el sofá para ver la tele pero no podia encontrar encontré el 
    mando de a distancia. (control remoto) Normalmente lo pongo en la mesa lateral, mesita, pero no lo vi estabaBuscaba Miré debajo el sofá, entre los cojines, en las otras sillas en de la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral mesita. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a en la sala 

    ─¿Qué estás haciendo? ─me dijo. 

    ─Busco el mando. ¿Lo has visto? el mando ─le pregunté.

    ─Es posible que a Enrique lo pudiera haber haya estado jugando con él ─me contestó.


    Recordé que nuestro nietecito nos había visitado en por la mañana. Entoncesnosotros Lo buscamos juntos por todo la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el del comedor.

    Luego me senté a frente de a la tele. Yo Pulsé los botones del mando, pero la tele no se encendió. Parecía que Al parecer, Enrique haya había reprogramado el mando. Llamé apoyo al servicio técnico y después de una medio hora lo arreglamos. 

    Eso me trajo recuerdos de cuando tenía siete años, en los años cincuenta. Mi papá compró nuestra primera tele. La tele Solo tenia dos colores,  blanco y negro, y solo eran cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día. No habia existía los el mando de a distancia y teníamos que cambiar las de canal con un perilla botón adjunto acoplado a la tele. De hecho la perilla el botón era de plástico y se rompió dentro al cabo de un mes. Entonces, mi papá fue a la ferretería y compró un alicate para que cambiáramos los de canal


    Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. Y Ellos Añoran por los días viejos tiempos. Estoy agradecido por mi mando de a distancia y no podría cambiarlo a por un alicate. 

    P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

    Añado mis correcciones a las de lacenicienta_siglo21:

     

    Mi nietecito y mi mando de a distancia

    Anoche, me senté en el sofá para ver la tele. Pero, no podía encontrar (or just "no encontraba") el mando de a distancia (control remoto). Normalmente lo pongo en la mesa lateral, pero esta vez no lo vi. Buscaba Busqué debajo del sofá, de los cojines, de las otras sillas de la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a la sala.

    ¿Qué estás haciendo? me dijo.

    Busco el mando. ¿Has visto el mando? le pregunté

    Es posible que a Enrique, lo pudiera haber jugado con él." me contestó
    .
    Recordé que nuestro nietecito nos había visitado en por la mañana. Entonces, nosotros buscamos juntos por todo la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el comedor

    Luego, me senté a frente a la tele. Yo pulsé los botones del mando, pero la tele no se encendió. Parecía que Enrique, haya había reprogramado el mando. Llamé a apoyo técnico (better "servicio técnico") y después de una medio hora,lo arreglamos.

    Eso me trajo recuerdos de cuando tenía siete años en los años cincuenta. Mi papá compró nuestra primera tele. La tele solo tenía dos colores, negro y blanco, y solo eran había cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día. No había los mandos de a distancia y teníamos que cambiar las canales con una perilla adjunta a la tele. De hecho la perilla era de plástico y se rompió dentro al cabo de un mes. Entonces, mi papa fue a la ferretería y compró un alicate para que cambiáramos los canales.

    Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. Y ellos añoran por los aquellos días viejos. Estoy agradecido por mi mando de a distancia y no podría cambiarlo a por un alicate.

    P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

    Mi nietito y mi mando de distancia

    Anoche, me senté en el sofá para ver la tele. Pero, no podia encontrar el
    mando de distancia (control remoto ) . Normalmente lo pongo en la mesa lateral, pero esta vez no lo vi. Buscaba debajo del sofá, los cojines, las otras sillas de la sala, y dentro de los cajones de la mesa lateral. Estaba a punto de volverme loco cuando Elena entró a la sala

    ¿Qué estás haciendo? me dijo.

    Busco el mando. ¿Has visto el mando? le pregunté

    Es posible que a Enrique, lo pudiera haber jugado con el." me contestó
    .
    Recordé que nuestro nietito nos había visitado en la mañana. Entonces, nosotros buscamos juntos por todo la casa hasta que lo encontramos debajo de la mesa en el comedor

    Luego, me senté a frente a la tele. Yo pulsé los botones del mando, pero la tele no encendió. Parecía que, Enrique, haya había reprogramado el mando. Llamé aapoyo técnico y después de una medio hora,lo arreglamos.

    Eso me trajo recuerdos cuando tenía siete años en los años cincuenta. Mi papá compró nuestra primera tele. La tele solo tenia dos colores, negro y blanco, y solo eran cuatro canales en vez de doscientos como hoy en día, No habia los mandos de distancia y teníamos que cambiar las canales con una perilla adjunto a la tele. De hecho la perilla era de plástico y se rompió dentro de un mes. Entonces, mí papa fue a la ferretería y compró un alicate para que cambiáramos los canales.

    Conozco mucha gente que dice que la vida en aquel entonces era más sencilla. Y Ellos añoran por los aquellos días viejos. Estoy agradecido por mi mando de distancia y no podría cambiarlo a un alicate.

    P.D. ¡Ya compré otro mando y lo escondí!

     

    *Solo algunas  correcciones, me gustó mucho su texto.

    Write a correction

    Please enter between 25 and 8000 characters.

     

    More notebook entries written in Spanish

    Show More