Site Feedback

Los animales en los zoos - Seres, no "no-seres"

En los últimos años, gracias a la maduracio̒n de la conciencia de la defensa de los derechos de los animales, se ha desarrollado una controversia que todavi̒a esta̒ pendiente: la detencio̒n de los animales en los zoos y su posible clausura.
Los primeros zoos eran colecciones privadas pertenecientes a reyes o a burgeses acaudalados. En el curso del tiempo, los zoos, de meras exposiciones de animales exóticos, se han convertido también en centros dirigidos al estudio científico de tales animales y a la protección de especies ya extintas en estado salvaje o en peligro de extinción.

Son exactamente estos los argumentos ma̒s utilizados por los que esta̒n a favor de los zoos.
Segu̒n ellos, los jardines zoológicos, aunque no pueden satisfacer las necesidades de los animales, puesto que el hombre les asigna un espacio ma̒s pequeño del que ellos habían venido, son lugares preciosos porque sirven para conservar una especie y tener asegurada su supervivencia.
En fin, otro razonamiento que proponen los que defienden los zoolo̒gicos es que estas instalaciones contribuyen al conocimiento y a la divulgacio̒n de las cuestiones medioambientales.

Al contrario, los partidarios de los derechos de los animales esta̒n absolutamente convencidos de la necesidad de cerrar los zoolo̒gicos.
En efecto, para ellos, es inaceptable privar un ser vivente de su libertad, imponerle condiciones de vida inadecuadas y utilizarlo para el ocio de las personas.
Por lo que concierne el u̒ltimo argumento esgrimido por los defensores de los zoos, ellos objetan que, hoy en di̒a, existen tantos medios de informacio̒n (documentales, reportajes fotogra̒ficos, etc...) para ver co̒mo viven las especies en su ha̒bitat y sensibilizar la gente ante los problemas ecolo̒gicos, que es inu̒til tener abiertos los zoolo̒gicos.

En conclusio̒n de esta breve reflexio̒n, no cabe la menor duda de que los animales, por ser seres viventes como nosotros, merecen ser respetados y vivir en su ha̒bitat natural, el u̒nico adecuado a sus necesidades.
En suma, ha llegado el momento de cerrar los jardines zoolo̒gicos, con la sola excepcio̒n de los que ofrezcan proteccio̒n a las especies extintas en estado selvaje.

Share:

 

0 comments

    Please enter between 0 and 2000 characters.

     

    Corrections

    Los animales en los Zoológicos  - Seres, no "no-seres"

    En los últimos años, gracias al incremento en la conciencia por la defensa de los derechos de los animales, se ha desarrollado una controversia que todavi̒a esta̒ pendiente: El cautiverio de los animales en los zoológicos y la posible clausura de los mismos.

     
    Los primeros zoológicos eran colecciones privadas pertenecientes a reyes o a burgeses acaudalados. En el transcurso del tiempo, los zoológicos, de meras exposiciones de animales exóticos, se han convertido también en centros dirigidos al estudio científico de tales animales y a la protección de especies en peligro de extinción.

    Son exactamente estos los argumentos ma̒s utilizados por los que esta̒n a favor de los zoológicos.

     
    Segu̒n ellos, los jardines zoológicos, aunque no pueden satisfacer las necesidades de los animales, puesto que el hombre les asigna un espacio ma̒s pequeño del que ellos habitan, son lugares adecuados porque sirven para conservar una especie y tener asegurada su supervivencia.

     
    En fin, otro razonamiento que proponen los que defienden los zoolo̒gicos es que estas instalaciones contribuyen al conocimiento y a la divulgacio̒n de las cuestiones medioambientales.

    Al contrario, los partidarios de los derechos de los animales esta̒n absolutamente convencidos de la necesidad de cerrar los zoolo̒gicos.

     
    En efecto, para ellos, es inaceptable privar a un ser vivente de su libertad, imponerle condiciones de vida inadecuadas y utilizarlo para el ocio de las personas.


    Por lo que concierne el u̒ltimo argumento esgrimido por los defensores de los zoológicosos, ellos objetan que, hoy en di̒a, existen tantos medios de informacio̒n (documentales, reportajes fotogra̒ficos, etc...) para ver co̒mo viven las especies en su ha̒bitat y sensibilizar la gente ante los problemas ecolo̒gicos, que es inu̒til tener abiertos los zoolo̒gicos.

    En conclusio̒n de esta breve reflexio̒n, no cabe la menor duda de que los animales, por ser seres viventes como nosotros, merecen ser respetados y vivir en su ha̒bitat natural, el u̒nico adecuado a sus necesidades.
    En suma, ha llegado el momento de cerrar los jardines zoolo̒gicos, con la sola excepcio̒n de los que ofrezcan proteccio̒n a las especies extintas en estado selvaje.

    Write a correction

    Please enter between 25 and 8000 characters.

     

    More notebook entries written in Spanish

    Show More