Site Feedback

Nuestras vacaciones en Marruecos (parte 6)

 

Mientras que nos quedábamos en Zagora, visitamos el desierto en camello y pasamos una noche rodeado de las dunas. El paseo no fue cómodo, en mi opinión camellos no son una buena manera para viajar. Sin embargo, vale la pena porque el desierto fue extremadamente precioso. El paisaje me recuerda de la novela Dune por Frank Herbert (una serie de novelas que me encantaban muchísimo cuando era un niño). Claro, había dunas enormes pero también colinas rocosas en el horizonte, como en la novela. En la novela los personajes tienen que escapar de las dunas a la seguridad de las colinas, debido a los gusanos gigantescos y fieros que viven en el desierto. Afortunadamente para nosotros no había gusanos gigantescos en el desierto en Marruecos. Solo escarabajos peloteros y ellos son minúsculos y inofensivos. Bueno, nuestra guía hizo una hoguera y nos sentamos y observamos el cielo nocturno. Pasamos el noche en una tienda y por la mañana regresamos a Zagora en camello.

Share:

 

0 comments

    Please enter between 0 and 2000 characters.

     

    Corrections

    Nuestras vacaciones en Marruecos (parte 6)

    Mientras que nos quedábamos en Zagora, visitamos el desierto en camello y pasamos una noche rodeado de las dunas. El paseo no fue cómodo, en mi opinión los camellos no son una buena manera para de viajar. Sin embargo, vale la pena porque el desierto fue extremadamente precioso. El paisaje me recuerda de la novela Dune por Frank Herbert (una serie de novelas que me encantaban muchísimo cuando era un niño). Claro, había dunas enormes pero también colinas rocosas en el horizonte, como en la novela. En la novela los personajes tienen que escapar de las dunas a la seguridad de las colinas, debido a los gusanos gigantescos y fieros que viven en el desierto. Afortunadamente para nosotros no había gusanos gigantescos en el desierto en Marruecos. Solo escarabajos peloteros y ellos son minúsculos  e inofensivos. Bueno, nuestra guía hizo una hoguera y nos sentamos y observamos el cielo nocturno. Pasamos la noche en una tienda y por la mañana regresamos a Zagora en camello.

    Nuestras vacaciones en Marruecos (parte 6)

    Mientras que nos quedábamos en Zagora, visitamos el desierto en camello y pasamos una noche rodeado de las dunas. El paseo no fue cómodo, en mi opinión los camellos no son una buena manera para viajar. Sin embargo, vale la pena porque el desierto fue extremadamente precioso. El paisaje me recuerda de a la novela Dune por Frank Herbert (una serie de novelas que me encantaban muchísimo cuando era un niño). Claro, había dunas enormes pero también colinas rocosas en el horizonte, como en la novela. En la novela los personajes tienen que escapar de las dunas a la seguridad de las colinas, debido a los gusanos gigantescos y fieros que viven en el desierto. Afortunadamente para nosotros no habían gusanos gigantescos en el desierto en Marruecos. Solo escarabajos peloteros y ellos son minúsculos ye inofensivos. Bueno, nuestra guía hizo una hoguera, y nos sentamos y observamos el cielo nocturno. Pasamos el la noche en una tienda y por la mañana regresamos a Zagora en camello.

     

    -------------

    ... como en la novela, donde los personajes ...

    Write a correction

    Please enter between 25 and 8000 characters.

     

    More notebook entries written in Spanish

    Show More