Site Feedback

Relato sobre la cultura ciclista parte dos

Segunda parte de mi texto :) saludos.

El impacto me partió en dos. Ruido. Alcancé a ver fierros de una bicicleta sin forma. Espejos rotos, vidrio y libros grises. Yo apenas servía. Pero Mariel. Mariel ya no estaba. Se fue antes de lo que tenía planeado. Sollozos y gritos. En ese momento desaparecí.

Todo se ve distinto donde estoy ahora. Mi cuerpo deshecho de espuma y plástico fueron testigos y pruebas del asesinato de Mariel. Un microbus fue lo que nos golpeó y abandonó en el pavimento. Ahora Mariel pasea libre y sin miedo. Yo la sigo acompañando. Soy su fiel casco. Aún podemos ver lo que este terrible accidente ha causado. Su famlia, amigos y conocidos se han unido para protestar sobre la seguridad del ciclista. Han decidido alzar sus voces para concientizar a la gente y pedir justicia a los altos mandos por los cientos de accidentes mortales ocurridos hasta el día de hoy.

Ya ha pasado casi un año de nuestra partida. El conductor fue detenido y paga su condena. Pero la tarea aun continua, existen miles de relatos similares al nuestro. Viajeros que ya no tienen regreso. Solo podemos seguir luchando para que las siguientes generaciones tengan conciencia y respeto a este maravilloso medio de transporte que mas que movilidad, da una experiencia mágica en cada viaje.

Este texto es dedicado a la memoria de Ilse Mariel Alonso Leal.

Share:

 

0 comments

    Please enter between 0 and 2000 characters.

     

    Corrections

    Relato sobre la cultura ciclista parte dos

    Segunda parte de mi texto :) saludos.

    El impacto me partió en dos. Ruido. Alcancé a ver fierros hierros de una bicicleta sin forma. Espejos rotos, vidrio y libros grises. Yo apenas servía. Pero Mariel. Mariel ya no estaba. Se fue antes de lo que tenía planeado. Sollozos y gritos. En ese momento desaparecí.

    Todo se ve distinto donde estoy ahora. Mi cuerpo deshecho de espuma y plástico fueron fue testigos y pruebas del asesinato de Mariel. Un microbus fue lo que nos golpeó y nos abandonó en el pavimento. Ahora Mariel pasea libre y sin miedo. Yo la sigo acompañando. Soy su fiel casco. Aún podemos ver lo que este terrible accidente ha causado. Su famlia, amigos y conocidos se han unido para protestar sobre la seguridad del ciclista. Han decidido alzar sus voces para concientizar  concienciar a la gente y pedir justicia a los altos mandos por los cientos de accidentes mortales ocurridos hasta el día de hoy.

    Ya ha pasado casi un año de nuestra partida. El conductor fue detenido y paga su condena. Pero la tarea aun continua, existen miles de relatos similares al nuestro. Viajeros que ya no tienen regreso. Solo podemos seguir luchando para que las siguientes generaciones tengan conciencia y respeto a este maravilloso medio de transporte que más que movilidad, da una experiencia mágica en cada viaje.

    Este texto es dedicado a la memoria de Ilse Mariel Alonso Leal.

     

    Nota: muy poetico...

    Write a correction

    Please enter between 25 and 8000 characters.

     

    More notebook entries written in Spanish

    Show More