Site Feedback

Siberia en casa

Ya estoy en Barcelona. Llegé ayer. La ciudad me encanta. Es muy bonita y viva. Caminé durante algunas horas a pesar de que estaba cansada después del vuelo y el paseo me gustó mucho. Ahora es la noche y me he tropezado con un problema. Es que en el piso hace un frío terrible. Durante el día también hacía un poco frío, pero al menos la calefacción funcionaba y yo me movía. Pero durante la noche la calefacción cesó de funcionar. No puedo dormir. He hecho un té caliente y estoy escribiendo. Había temido que eso pudiera suceder, porque ya he tenido una experiencia parecida en Egiptos en un enero hace años. Allí no hay ninguna calefacción aunque en invierno sí hace bastante frío. A Barcelona he traido un pijama muy gordo y peloso en el que parezco a una yeti de color rosa. Pero a pesar de el pijama no puedo calentarme y además dormir en una ropa tan gorda es muy incómodo. Estoy acostumbrada a dormir en una camiseta y bragas. Hay personas que piensan que la gente en Rusia es muy resistenta contra el frío. ¡No es así! ¡No! ¡No! ¡No! Solamente tomamos el frío en serio. Especialmente en Siberia de donde provengo. Fuera nos vestimos en ropa adecuada y dentro tenemos una calefacción perfecta. Tal vez mañana deba comprarme un saco de dormir.

Share:

 

5 comments

    Please enter between 0 and 2000 characters.

     

    Corrections

    Siberia en casa

     

    Ya estoy en Barcelona. Llegé ayer. La ciudad me encanta. Es muy bonita y viva. Caminé durante algunas horas a pesar de que estaba cansada después del vuelo y el paseo me gustó mucho. Ahora es de noche y me he tropezado con un problema. Es que en el piso hace un frío terrible. Durante el día también hacía un poco de frío, pero al menos la calefacción funcionaba y yo me movía. Pero durante la noche la calefacción dejó de funcionar. No puedo dormir. He hecho un té caliente y estoy escribiendo. Había temido que eso pudiera suceder, porque ya he tenido una experiencia parecida en Egipto en un enero hace años. Allí no hay ninguna calefacción aunque en invierno sí hace bastante frío. A Barcelona he traido un pijama muy gordo y peludo con el que parezco a una yeti de color rosa. Pero a pesar de el pijama no puedo calentarme y además dormir con una ropa tan gorda es muy incómodo. Estoy acostumbrada a dormir con una camiseta y bragas. Hay personas que piensan que la gente en Rusia es muy resistente al frío. ¡No es así! ¡No! ¡No! ¡No! Solamente tomamos el frío en serio. Especialmente en Siberia, de donde provengo. Fuera nos vestimos con ropa adecuada y dentro tenemos una calefacción perfecta. Tal vez mañana deba comprarme un saco de dormir.

    Siberia en casa

    Ya estoy en Barcelona. Llegé ayer. La ciudad me encanta. Es muy bonita y viva. Caminé durante algunas horas a pesar de que estaba cansada después del vuelo y el paseo me gustó mucho. Ahora es de noche y me he tropezado con un problema. Es que en el piso hace un frío terrible. Durante el día también hacía un poco frío, pero al menos la calefacción funcionaba y yo me movía. Pero durante la noche la calefacción cesó de funcionar. No puedo dormir. He hecho un té caliente y estoy escribiendo. Había temido que eso pudiera suceder, porque ya he tenido una experiencia parecida en Egipto en un enero hace años. Allí no hay ninguna calefacción aunque en invierno sí hace bastante frío. A Barcelona he traido un pijama muy gordo y peloso con el que parezco a una yeti de color rosa. Pero a pesar del pijama no puedo calentarme y además dormir con una ropa tan gorda es muy incómodo. Estoy acostumbrada a dormir en una camiseta y bragas. Hay personas que piensan que la gente en Rusia es muy resistente al frío. ¡No es así! ¡No! ¡No! ¡No! Solamente que nos tomamos el frío en serio. Especialmente en Siberia, de donde provengo. Fuera, nos vestimos en ropa adecuada y dentro tenemos una calefacción perfecta. Tal vez mañana deba comprarme un saco de dormir.

    Siberia en casa

    Ya estoy en Barcelona, llegue ayer.

    La ciudad me encanta, es muy bonita y viva; Caminé durante algunas horas a pesar de que estaba cansada y después del vuelo el paseo me gustó mucho. Ahora en la noche me he tropezado con un problema. En el piso hace un frío terrible, durante el día también hacia un poco de frío, pero al menos la calefacción funcionaba y yo me movía. Pero durante la noche la calefacción dejo de funcionar. No puedo dormir. He hecho un té caliente y estoy escribiendo. Había temido que eso pudiera suceder, porque ya he tenido una experiencia parecida en Egipto un enero hace años. Allí no hay ninguna calefacción aunque, en invierno sí hace bastante frío.

    A Barcelona he traído una pijama muy gorda y pelosa en el que parezco a una yeti de color rosa. Pero a pesar de la pijama no puedo calentarme y además de dormir en una ropa tan gorda eso es muy incómodo. Estoy acostumbrada a dormir en una camiseta y bragas. Hay personas que piensan que la gente en Rusia es muy resistente contra el frío. ¡No es así! ¡No! ¡No! ¡No! Solamente tomamos el frío en serio. Especialmente en Siberia de donde provengo. Fuera nos vestimos en ropa adecuada y dentro tenemos una calefacción perfecta. Tal vez mañana deba comprarme un saco de dormir.

    Write a correction

    Please enter between 25 and 8000 characters.

     

    More notebook entries written in Spanish

    Show More