Cómo empezar una carta en español: diferentes tipos de carta
Español

Cómo empezar una carta en español: diferentes tipos de carta

¿Cómo se debe empezar una carta en español? ¿De qué manera se redacta una carta formal? ¿Y una que tenga como destinatario a un familiar o a un amigo? Si estás estudiando esta lengua, es muy probable que antes o después te enfrentes al dilema que te planteamos. En esta entrada te sacamos de dudas para que no cometas ningún fallo.

Además, te recomendamos que amplíes tus conocimientos lingüísticos con ayuda de italki. Es la plataforma de enseñanza de idiomas que pone a tu alcance un método tan eficaz como flexible. El español ya no tendrá secretos a la hora de escribir una misiva o cualquier otro texto.

¿De qué forma se debe empezar una carta en español?

La respuesta a esta pregunta es triple. ¡Sí, has leído bien! No existe una única forma de comenzar una carta, sino tres bien distintas. Y es que también son tres los diferentes tipos de estos mensajes plasmados por escrito que puedes redactar.

En consecuencia, cada uno de ellos requiere de una cabecera adaptada tanto a sus destinatarios como al tono que vayas a emplear. Es el momento de que conozcas todas y en qué circunstancias emplearlas. De este modo, no cometerás ningún fallo que más tarde debas lamentar.

Cómo empezar una carta en español: diferentes tipos de carta

1 ¿Cómo se redacta una carta destinada a entidades públicas y privadas?

A lo largo de tu vida necesitarás escribir distintas misivas dirigidas a las Administraciones públicas y a diferentes entidades privadas, Así como a sus máximos responsables.

Estas son algunas de las razones que te llevarán a redactarlas:

  • Solicitar una ayuda económica, como puede ser la prestación por desempleo.
  • Presentar una reclamación, por ejemplo, por impagos o por un posible fraude al consumidor.
  • Comunicar una información de importancia a clientes potenciales. Ese es el caso del inicio de una nueva actividad empresarial que vayas a emprender.
  • Saludar con motivo de un aniversario que esté a punto de celebrarse.
  • Invitar a un evento que estés organizando para próximas fechas.
  • Buscar un empleo, enviando, junto con la carta, un curriculum vitae.

En estos casos en concreto, es muy probable que desconozcas el nombre del destinatario. Por ello, puedes comenzar el texto con fórmulas como estas:

  • Estimado señor.
  • Estimada señora.
  • Estimados señores.
  • Excelentísimo.

Así, cada una de estas tres variantes citadas va seguida de dos puntos (:). A continuación, tras un salto de línea o dos, incluye el motivo central de la carta. La extensión es variable. Serás tú quien decida cuál es su contenido y cómo se plasma. El tono va en concordancia con la forma en que se haya empezado la carta.

Si sabes quién es la persona a la que debes dirigirte, añade al saludo en cuestión solo su nombre. No deben faltar, igualmente, los dos puntos. El resultado es el siguiente:

  • Estimado señor García:
  • Estimada señora Ortega:
  • Estimados señores Pérez y González:
  • Excelentísimo diputado o Excmo. Sr.:

En definitiva, este es el formato más impersonal de misivas de cuantos existen en la actualidad. Se presenta, asimismo, como uno de los más protocolarios de los que utilizarás.

¿De qué modo debe iniciarse una carta de estilo formal?

Tras la destinada a instituciones de diversa índole, la de tipo formal es la siguiente en la escala de protocolo. Se reduce, en este caso, en un nivel. Esta carta acostumbra a tener un destinatario del que se conoce el nombre y apellido, además del cargo que ostenta.

Por tanto, lo correcto es citarlo al comienzo del texto. La misiva se inicia de cualquiera de estas maneras:

  • Buenos días, señora Ana López:
  • Buenas tardes, señor Aguirre:
  • Distinguido señor Sánchez:
  • Apreciado profesor Serrano:
  • Señora Vázquez:
  • A quien corresponda:

Como puedes ver, se incluyen, nuevamente, los dos puntos. Aparecen justo después de citar a la persona que recibirá por correo electrónico u ordinario el texto en cuestión. A este destinatario se le tratará en todo momento de usted, en señal de cortesía.

Pero ¿en qué ocasiones se escribe una carta de carácter formal? Son varias las circunstancias que llevan a escribirla. Pueden servirte de ejemplo las que te citamos a continuación:

  • Solicitar una entrevista personal con uno de tus profesores de la universidad.
  • Presentar al público un nuevo producto o servicio que tu empresa acaba de lanzar al mercado.
  • Comunicar una promoción ligada a un comercio del que eres cliente habitual.
  • Adjuntar un catálogo centrado en los servicios que ofrece tu firma.
  • Responder a la solicitud realizada previamente mediante otra carta.
  • Llevar a cabo una propuesta de colaboración ventajosa tanto para ti como para tu empresa.

Una vez que escribas su comienzo y tengas claro el tema elegido, ya puedes abordar su contenido. En el tratamiento que emplees, deberás atender a unas normas básicas de cortesía y educación. Debes tenerlas presentes en todo momento en la carta, de principio a fin. No te salgas en ningún momento de ellas. Aprender español te ayudará a escribir siempre de la forma correcta el texto y su cabecera.

¿Cómo se recomienda comenzar a escribir una carta informal?

Olvídate del formalismo que acompaña a las misivas anteriores. En esta ocasión, se dan diversos cambios en la redacción. Se deja a un lado el tratamiento especialmente serio que marca distancia entre quien escribe ese texto y quien lo lee.

Para comenzar, presta atención a quiénes recibirán las cartas denominadas informales. Pueden ser las siguientes personas:

  • Tus amigos, incluyendo los que hiciste durante la universidad y el colegio.
  • Cualquiera de tus familiares, sin olvidar a aquellos de los que no sabes nada desde hace ya un tiempo.
  • Tus compañeros de clase o, por qué no, los de la oficina.
  • Tu pareja.
  • Los vecinos de tu edificio.

Dado que a todas estas personas acostumbras a tutearlas en tu día a día, también lo harás en el documento. Es lo más lógico. Lo normal es que mantengas por escrito la naturalidad con la que tratas a estas personas en tu día a día. En consecuencia, olvídate de tratarlas de usted.

¿Cómo se debe abrir el texto de una carta informal? Aludiendo a la persona a quien va dirigido según estas fórmulas:

  • ¡Hola!
  • Hola, José:
  • Querida María:

Por otro lado, presta atención al motivo que te lleva a echar al buzón esa cuartilla manuscrita en un sobre. O la razón por la que estás a punto de enviar un correo electrónico a golpe de clic.

Otra pregunta que te estarás formulando es: ¿Qué contenido incluye una carta informal? La duda se puede responder de varias maneras:

  1. Felicitar un cumpleaños u otra fecha especial, como pueden ser las Navidades, a una persona querida.
  2. Mantener el contacto, pese a la distancia, con personas que son importantes para ti.
  3. Comunicar tus progresos laborales a tus compañeros de clase.
  4. Confesar tu amor a otra persona.
  5. Enviar saludos a familiares que se encuentran lejos.
  6. Interesarte por el estado de tus allegados.

Mejora tu nivel con un profesor de español particular online

Cómo empezar una carta en español: diferentes tipos de carta

Para que tus cartas sean un éxito, no dudes en recurrir a un profesor de español particular online. Es así como podrás redactar convenientemente tanto estos como otros documentos escritos. Lo mismo ocurre con tu expresión oral. Tu aprendizaje del idioma se verá muy acelerado gracias a las clases que vayas recibiendo.

A pesar de que ahora pueda parecerte casi una utopía, pronto tendrás ocasión de comprobar tus progresos por ti mismo. Mejorarás tu expresión oral, tu gramática, los verbos, el vocabulario, tu pronunciación de este idioma, etc. En definitiva, esta se presenta como la opción con más ventajas.

¿Cuáles son los beneficios de recurrir a un profesor particular online?

Los beneficios de los que disfrutarás como consecuencia de recurrir a un profesor particular online son muy diversos. Te enumeramos a continuación algunos de los más relevantes de los que podrás comenzar a disfrutar desde el primer día:

  1. Tendrás la tranquilidad de que un profesor de idiomas particular centrará su atención por completo en ti. No tendrás que compartirla con otros estudiantes. La focalizará en todo momento en ti.
  2. Tú eres quien marca el ritmo de avance de las clases. De este modo, cuando asimiles los conceptos, podrás ir a un ritmo más rápido. Por el contrario, cuando te cueste asimilarlos, no pasarás a las siguientes lecciones e insistirás en la actual.
  3. También eres tú quien programa las clases. Eliges qué día recibirlas y a qué hora hacerlo. No tienes que adaptarte a un horario establecido de antemano por una academia.
  4. Tienes libertad absoluta para seguir las clases desde cualquier lugar del mundo. Desde la comodidad de tu casa hasta el exotismo de una playa caribeña, pasando por tu oficina, una montaña… No hay más límite que el que marque tu conexión a Internet para recibir las lecciones previstas.
  5. Pagarás solo por las sesiones en las que participes, ya sean una o 50. Tendrás la tranquilidad de olvidarte de las habituales cuotas fijas. Además, tienes ante ti una estupenda relación entre la calidad y el precio.

En definitiva, a partir de ahora sabrás cómo escribir una carta en español, bien sea una carta formal o informal. Aprende español de la mano de una plataforma de enseñanza de idiomas como italki. Contacta con nosotros y te ofreceremos más información sobre nuestro método de estudio.

Related Posts