¿Por qué los kanjis tienen diferentes pronunciaciones?
Japonés

¿Por qué los kanjis tienen diferentes pronunciaciones?

En esta ocasión te ofrecemos un artículo que, si eres un apasionado de la cultura japonesa, te va a encantar. Hablamos de los kanjis. Se trata de uno de los tres sistemas de escritura japonesa, además del hiragana y el katakana. Vamos a ver todas las peculiaridades del kanji y algunas de las normas que debes tener en cuenta para una correcta pronunciación y escritura. Y si quieres profundizar, lo mejor es que te animes a probar unas clases en italki.

El origen de los kanjis

¿Qué son los kanjis japoneses? Estos caracteres tienen su origen en China y su primer contacto con el país nipón fue a través de sellos, cartas y artículos de decoración importados de allí. Cabe destacar que, a pesar de esto, los japoneses de aquella época no entendían lo que ponía en estos artículos y la inmensa mayoría permaneció analfabeta hasta el siglo V d. C. Pero vamos a lo que nos interesa. ¿Para qué se usan los kanjis? Pues sirven para expresar palabras o conceptos.

Se utilizan para que el idioma sea legible, además de proporcionarle un equilibrio. En el idioma japonés, muchas palabras son homófonas, por lo que es necesario un sistema de escritura que logre diferenciar unas de otras. Se trata, literalmente, de imágenes, por lo que los nativos, cuando ven estos símbolos, enseguida comprenden el significado de la palabra.

¿Cómo se leen?

Estos caracteres pueden tener varias pronunciaciones diferentes. Que se deba optar por una u otra, depende del contexto, de la localización dentro de la propia oración o del uso en combinación. Por otra parte, estas lecturas se categorizan con base en su procedencia; onyomi, si proceden del chino original, o kunyomi, si son adaptadas a la lengua de destino.

Diferencias entre kunyomi y onyomi

Diferencias entre kunyomi y onyomi

Kunyomi es la forma original japonesa de leer un kanji. Se tuvo en cuenta el significado chino, y se asoció a la palabra japonesa correspondiente. Al no encajar muchas palabras en uno solo, debido a su extensión, el resto de dicha palabra se completaba con anotaciones (principio del hiragana).

En el caso del onyomi, su significado literal en japonés es «lectura de sonido» y esto es porque hace referencia a la variante china en la lectura del kanji. Para asimilar en Japón los símbolos que provenían de China, hubo que hacer una introducción repetida y prolongada durante mucho tiempo, para que pudiera ser uniforme. De hecho, y debido a esto, es muy posible que un mismo carácter fuera introducido con lecturas distintas. Para resumir, podemos decir que se utiliza cuando no hay hiragana junto al kanji y cuando una palabra se compone de dos o más kanjis.

Por otro lado, la mayoría de estos símbolos tienen dos lecturas, como hemos visto un poco más arriba. Y cada lectura cuenta con sus alteraciones fonéticas occidentales. Sin embargo, cabe destacar que algunas pueden tener diez o incluso más lecturas posibles. De igual forma, la manera en la que se lee un kanji en Japón va a estar determinada por el contexto y por dos reglas generales:

  • La primera establece que una palabra de un solo kanji o que vaya seguida de hiragana, se pronuncia como kunyomi. Podemos verlo en el caso de los verbos. Sin embargo, hay excepciones, ya que algunos verbos, aunque estén combinados con el hiragana suru o jiru, se pronuncian onyomi.
  • La segunda regla establece, como hemos mencionado, que cuando se da una sucesión de símbolos en una palabra, lo normal es que se lea onyomi. Esta norma también tiene alguna que otra excepción, puesto que existen palabras que, aunque se escriben mediante una sucesión de kanjis, se leen como kunyomi.

Es posible que a estas alturas el sistema de escritura kanji te parezca sumamente difícil. Es cierto que no se parece a nada de lo que estamos acostumbrados, pero, en realidad puede resultar bastante sencillo y, sobre todo, intuitivo.

En muchas ocasiones, puedes encontrarte con palabras compuestas en las que no conoces la pronunciación del kanji, pero que, gracias a su significado, puedes llegar a entender a qué se refiere.

¿Y cuántos kanjis existen?

En realidad, conocer el número exacto de símbolos que existen es prácticamente imposible. Es cierto que este número se estima en torno a los 80 000, sin embargo, es muy complicado que alguien logre memorizarlos todos. Actualmente, se trabaja con un listado de 2136 caracteres, que son los más utilizados y los que se reconocen con mayor facilidad.

Por ejemplo, los kanjis de esa lista, conocida como Jōyō Kanji, suelen emplearse principalmente para la literatura y la prensa. Si, por ejemplo, en un artículo se usa algún kanji fuera de la lista, se incluirá su lectura adecuada, la cual estará escrita en hiragana.

Cabe destacar que todos los kanjis se crearon basándose en dibujos. Una de las mayores ventajas que ofrecen es que pueden englobar todo un significado en una sola imagen, lo que contribuye a acortar los textos.

Según los japoneses, este sistema de escritura es una forma de simplificar la lectura, ya que el hiragana y el katakana cuentan, entre los dos, con casi 300 caracteres, además de los diptongos.

Diferencias entre kanji, hiragana y katakana

Para comprender la diferencia entre estos tres métodos de escritura, vamos a profundizar un poco en cada uno de ellos. En el caso del silabario hiragana, se compone de 46 caracteres que representan cada uno un sonido distinto. Cada símbolo de la escritura en cursiva de los kanjis. El hiragana se emplea para escribir sobre todo inflexiones y modificaciones de verbos, adjetivos o adverbios.

Con respecto al silabario katakana, al igual que el hiragana, consta de 46 sonidos. Si bien es cierto que los símbolos son distintos, los sonidos son exactamente iguales. En cuanto a su uso, en un principio lo utilizaban los monjes budistas como anotaciones de pronunciación y comentarios sobre lecturas sagradas budistas. Hoy su utilización ha quedado relegada a la escritura de palabras extranjeras.

En el caso de los kanji, se desarrollaron mucho antes en el tiempo y se vinculan sobre todo a ambientes intelectuales y culturales. Para que nos entendamos: siempre se puede escribir una palabra en hiragana y se va a entender, pero los japoneses lo consideran impropio de una persona adulta.

No obstante, la utilidad de los kanjis va mucho más allá. El japonés es un idioma con un número limitado de sonidos. Las consonantes que pueden combinarse con vocales son muy escasas. Es por este motivo por el que un amplio número de palabras en esta lengua tienen varios significados, de ahí la importancia del kanji que nos ayuda a distinguirlas. Gracias a la mezcla entre kanji y hiragana, la escritura japonesa puede entenderse, ya que de lo contrario resultaría bastante caótica.

Teniendo en cuenta que cada uno de ellos tiene un significado diferente, puede parecer que hay mucho que estudiar, pero como hemos mencionado anteriormente, no es así. En realidad, cuando estás leyendo esta escritura, los kanjis más frecuentes se identifican con facilidad. De esta manera, sirven como una especie de «guía» para ir desgranando el significado de las frases. Por este motivo, es importante que logres dominar unos cuantos, ya que de esta forma podrás comprender mejor el idioma en su conjunto.

¿Cuánto tiempo puede llevarme aprender los kanjis?

¿Cuánto tiempo puede llevarme aprender los kanjis?

Para que te hagas una idea, los niños en Japón comienzan con unos 80 en su primer curso. Esto puede servirte de guía, aunque en el caso de los extranjeros no existe una cifra estándar. Lo que sí podemos decirte es que los más fáciles de recordar son todos aquellos que se parecen a las cosas que representan. Entre ellos encontramos la palabra árbol, representada por 木 o, uno más complejo, 鳥, que representa a la palabra pájaro.

Como ves, el aprendizaje de este sistema de escritura es, probablemente, la parte más extensa a la hora de dominar el japonés. Es necesario que le dediques un tiempo todos los días y practiques cada vez que puedas. Pero, en contrapartida, podemos decirte que una vez que lo hayas interiorizado, estarás preparado para expresarte sin problemas. Si estás decidido a aprender japonés, no lo dudes, aprovecha cualquier momento para estudiar.

Ver series o películas, intentar leer libros y practicar la escritura, te ayudará mucho, sobre todo si eres constante.

Aprende japonés con italki

Esperamos que con este artículo, hayas logrado comprender un poco mejor el funcionamiento de los sistemas de escritura japoneses. Como ves, puede parecer tremendamente difícil, pero, analizándolo un poco, no resulta imposible. Claro que es necesario dedicarle trabajo y ganas, sin embargo, puedes lograrlo en menos tiempo del que crees.

Nuestra recomendación es que, además, optes por apoyarte en un profesor de japonés que te explique bien lo que son los kanjis japoneses. Esto te ayudará muchísimo en todos los aspectos de tu aprendizaje. Con la ayuda de un profesor, tu progreso irá mucho más rápido. Te ayudará a resolver todas tus dudas sobre el kanji y, lo más importante, lograrás un método de enseñanza que se ajuste a tus necesidades. En italki contamos con los mejores profesionales, así que no esperes más y aprende japonés desde hoy,

Related Posts