¿Qué tan difícil es obtener un B1 del idioma chino?
Chino

¿Qué tan difícil es obtener un B1 del idioma chino?

¿Estás planteándote obtener el nivel B1 en el idioma chino? Es una excelente idea, ya que se trata de un idioma en auge y si buscas cómo hacerlo, en italki podemos ayudarte. Pero ¿por dónde empezar? Comenzar poniéndote como objetivo una certificación B1 (o su equivalente en chino, HSK 3) es un gran paso. Vamos a ver en qué consiste y con qué nivel de dificultad vas a encontrarte para aprender chino de nivel B1.

HSK 3, el equivalente chino del B1

Las siglas HSK significan Hanyu Shuiping Kaoshi. Se trata de un examen que evalúa el nivel de conocimientos en chino mandarín para estudiantes no nativos.

El certificado HSK cuenta con 6 niveles que equivalen a los del Marco Europeo de Referencia de Lenguas, o MCER. Entre estos seis niveles se encuentra el equivalente al B1, el HSK 3. Si obtienes un certificado en este nivel, significa que puedes hablar chino para comunicarte de forma adecuada tanto en el ámbito laboral como en el académico. Además, si viajas a China, podrás hacerte entender en casi cualquier contexto sin demasiados problemas.

Por otra parte, si consigues el HSK 3, también tendrás la capacidad de elaborar textos no demasiado complicados, sobre temas que conoces. Además, podrás describir acontecimientos y experiencias y explicar tus opiniones sobre distintos asuntos.

Nivel de dificultad

Nivel de dificultad

Cabe destacar que muchas personas consideran el examen HSK 3 una prueba de fuego en la que realmente van a tener que decidir si quieren seguir estudiando el idioma o, por el contrario, prefieren quedarse con su nivel previo. Los niveles HSK 1 y 2 son más sencillos, ya que ponen en contacto al alumno con la lengua china y sus expresiones más básicas, además de permitir usar el pinyin. Pero son niveles insuficientes para el día a día.

No obstante, cuando llegas al HSK 3, la cosa cambia. No te asustes, no es un examen demasiado difícil, pero sí que requiere más tiempo y dedicación. Se incluyen en él hasta 600 palabras o caracteres. Verás expresiones más difíciles, así como estructuras gramaticales más complejas. Sin embargo, hemos de decirte que, una vez que lo hayas logrado, te sentirás mucho más cómodo con el idioma y notarás un gran avance.

Cómo se desarrolla el HSK 3

Este examen se diferencia de los dos anteriores en que se compone de tres partes: expresión escrita y oral, y comprensión lectora de los caracteres chinos, sin recurrir al pinyin. En la sección de comprensión auditiva deberás responder a 4 ejercicios y 40 preguntas. En la de comprensión lectora, tendrás 3 ejercicios y 30 preguntas, y en la de expresión escrita, 2 ejercicios y 20 preguntas.

En cuanto a la puntuación, la nota máxima son 300 puntos. Para lograr la certificación, debes conseguir como mínimo 180 puntos. Por último, la duración de este examen es de 85 minutos.

Aspectos relevantes para conseguir el HSK 3

Uno de los aspectos más importantes a la hora de obtener el HSK 3 es dominar bastante vocabulario, ya que de esta forma conseguirás una buena puntuación en la parte de comprensión auditiva. Por este motivo, durante el aprendizaje del idioma, es muy relevante hacer hincapié en la correcta pronunciación de las palabras. Pero esto no es lo único que debes tener en cuenta:

  • La gramática. En la lengua china no vas a encontrar demasiados patrones gramaticales y, además, los que hay son bastante sencillos. Tampoco hay tiempos verbales y las palabras no se conjugan, como pasa en español. Por otra parte, no hay tiempos verbales, así que esto ya supone una excelente noticia para cualquier estudiante de chino.
  • Pinyin. El pinyin es un sistema de transcripción romanizada de los caracteres chinos. Para quien esté empezando, es una gran ayuda, pero ojo, solo te servirá para los dos primeros niveles del HSK, ya que cuando te examinas del HSK 3, no puedes utilizarlo.
  • Estructura gramatical . Una de las creencias que nos hace descartar la idea de aprender chino es la de que debes dominar entre 3000 y 4000 caracteres. Esto no es así. Está claro que debes saber una importante cantidad pero cuando ya conoces algunos es muy fácil relacionarlos entre sí para descubrir el significado de otros.
  • Caracteres chinos. Esta parte es, probablemente, la más complicada. La escritura china se apoya en la utilización de logogramas, que son los caracteres que expresan una palabra. Lo que nos hace complicado el aprendizaje de este tipo de escritura es que la nuestra, en Occidente, es fonética. Es decir, está basada en el alfabeto y se emplean alrededor de 20 símbolos para construir las palabras. De esta forma, memorizar y pronunciar en nuestro idioma resulta menos complejo. La escritura logográfica contrasta de manera radical con las escrituras fonéticas (alfabetos) usadas por, prácticamente, todos los idiomas occidentales.

Hay que destacar, además, que el chino está muy relacionado con la escritura pictográfica. Un ejemplo de esta modalidad escrita son los jeroglíficos egipcios. Por este motivo, cuenta con una gran cantidad de caracteres. En este caso, sí es necesario saber reconocer un buen número de estos signos para poder defenderse en el idioma.

Pero, como hemos mencionado antes, los grupos de caracteres chinos que tienen significados parecidos, muchas veces también se representan de una manera similar. Esto te va a ayudar mucho a la hora de descifrar algún carácter que no hayas visto antes, pero cuya representación te resulta familiar porque sí conoces uno de significado parecido.

Consejos para estudiar chino con éxito

Consejos para estudiar chino con éxito

Ya hemos visto en qué consiste el HSK 3 y cuáles son las competencias que debes dominar para obtenerlo. Ahora queremos darte algunos consejos y claves para que tu aprendizaje sea efectivo y no tires la toalla:

  • Escucha atentamente cada palabra. Es muy importante, no solo que escuches con atención, sino que repitas las palabras tantas veces como sea necesario.
  • Haz especial hincapié en la pronunciación. Las palabras en chino no se pronuncian tal y como se escriben. De hecho, no se trata de palabras tal y como nosotros las conocemos, sino de símbolos. Por esta razón, es fundamental que prestes la máxima atención a la pronunciación y vayas memorizando todas las pronunciaciones de cada símbolo.
  • Practica el idioma siempre que puedas. Aprender chino no es ni muy difícil ni imposible, pero sin un compromiso y sacrificio sí se hará muy difícil. Debes dedicarle horas, y si puede ser, todos los días. La buena noticia es que puedes hacerlo en cualquier momento de la jornada. Cuando te estés duchando, en el transporte público, en el coche o cuando estés dando un paseo. Cualquier momento es bueno y te servirá para seguir avanzando. Además, también puedes ver series o películas subtituladas y escuchar música. Incluso, puedes cambiar el idioma en tu móvil.
  • No conviertas este aprendizaje en una obligación. Si consideras que vas a tener que invertir bastante tiempo y esfuerzo, es crucial que lo hagas con placer. Y te aseguramos que es posible. Disfruta dibujando los caracteres, pronunciando las palabras y tómatelo como un juego. Haz de este aprendizaje un hobby, algo que te apasione y por lo que no te cueste ponerte manos a la obra. Razones no te faltan; es un idioma apasionante, una cultura milenaria y la recompensa habrá merecido la pena.
  • No olvides tu motivación para aprender el idioma. El chino es una lengua que requiere tiempo y dedicación, tal y como puedes ver. Algo imprescindible es recordar siempre la motivación que te ha llevado a emprender su aprendizaje. Tal vez quieras pasar una temporada en China, incluso encontrar un trabajo y establecerte. O puede que quieras hacer un gran viaje por todo el país para sumergirte en la cultura china, y sabes que esto solo se puede lograr hablando con sus habitantes y conociendo su estilo de vida.

En cualquier caso, recuerda siempre tu objetivo. Porque llegarán momentos en los que te sentirás más cansado, menos motivado, con problemas para retener algún que otro concepto. Y en esos momentos es cuando debes recordar cuál es tu meta para poder seguir aprendiendo con ilusión.

Consigue tu certificado B1 con italki

Hemos procurado darte consejos valiosos para que, si ya te has decidido, empieces con buen pie tu aprendizaje del idioma chino. La práctica y la dedicación constante son algunas de las claves. Pero, sin duda, contar con el apoyo de un profesor de chino será un impulso en tu proyecto.

Tal vez no te lo habías planteado por falta de tiempo para asistir a clases presenciales, incompatibilidad de horarios, etc. ¡No te preocupes! En italki nos dedicamos a la enseñanza en línea con los mejores resultados. Sabemos lo importante que es que puedas adaptar las clases a tus horarios.

Además, contamos con los mejores profesores nativos que te ayudarán a corregir errores y la mala pronunciación, pero también con la escritura y la memorización de caracteres. Aprender chino B1 con la ayuda de un profesor particular te ayudará a progresar de una forma más rápida. Si tu objetivo es lograr el B1 (o HSK 3), podemos asegurarte que con dedicación y la ayuda de nuestros profesores lograrás tu objetivo. Aprende chino y disfruta con un nuevo mundo de experiencias.

Related Posts