Uso de la cedilla en francés
Francés

Uso de la cedilla en francés

Si has comenzado a estudiar recientemente la lengua francesa, habrás descubierto ya la cedilla en francés. Es el signo que ya has visto en infinidad de ocasiones en la «Ç» del teclado de tu ordenador. Adquiere un especial protagonismo en el idioma oficial de Francia, como pronto tendrás la oportunidad de comprobar.

Conforme amplíes tus conocimientos de vocabulario y gramática francesa, te familiarizarás con esta y otras muchas peculiaridades. Préstales atención a todas, ya que su uso es mucho más habitual de lo que te imaginas.

Aprender francés requiere estar al día de este tipo de características. Te recomendamos que, para ver cumplido tu objetivo, recurras a los profesores con los que contamos en italki. Nuestra plataforma de enseñanza de idiomas te será de gran ayuda para alcanzar tu meta.

Qué es la cedilla

Si consultas la Real Academia Española, podrás conocer el significado de la palabra cedilla. Según se indica, se trata de un signo ortográfico formado por la letra ‘c’ y una virgulilla suscrita (ç).

Además, la RAE añade en el mismo texto cómo suena en el español medieval y en el clásico. Dice que representa ante las vocales ‘a’, ‘o’, ‘u’, la misma articulación que la ‘c’ tiene ante ‘e’, ‘i’.

Indica, asimismo, que ocurre lo mismo en otras lenguas en la que la cedilla también se utiliza.

Sin embargo, no precisa cuáles son esas lenguas en las que la ce cedilla o ce caudata se usa igualmente. Te enumeramos a continuación algunas de las más destacadas que la emplean en la actualidad:

  • El catalán.
  • El francés.
  • El turco.
  • El albanés.
  • El portugués.
  • El kurdo.

¿Se te ocurre alguna palabra actual que lleve la cedilla? Hay una que es muy popular. Te damos una pista: está ligada al mundo del fútbol. ¿No caes? Es «Barça».

Cuál es el origen de la cedilla

A pesar de que te sorprenda, este signo que se utiliza en el francés tiene su origen en el español. Es en este idioma en el que vio realmente la luz.

Pero ¿cuándo se creó la cedilla? No hay una fecha concreta a la que podamos remitirte. Lo que sí parece seguro es que proviene de la escritura visigótica. Es la misma que se utilizaba en la entonces denominada Hispania, concretamente entre los siglos VII y XII.

Por lo tanto, habría que remontarse a esa época para encontrar el nacimiento de la conocida como abreviatura de zeta. Es decir, la cedilla o zedilla. Y es que su nombre no es en absoluto casual. Se refiere al modo en que está conformada la letra en cuestión. Es una ‘c’ bajo la que se colocaba una zeta de un tamaño menor. Esa ‘z’ fue reduciéndose aún más con el paso del tiempo, mientras que la ‘c’ creció y creció. Ese desequilibrio de dimensiones desembocó en la actual ‘ç’. Como ves, la ‘z’ es, hoy por hoy, únicamente una virgulilla. Parece un rabillo que sobresale de la ‘c’.

En definitiva, así daba lugar a la que se acabaría llamando ‘zeta con copete’. El resultado era un sonido específico, el correspondiente a ‘ts’. ¿En qué palabras se empleaba? En algunas tan habituales como son cabeza, corazón y brazo. Se escribían en aquella época de un modo bien distinto al actual:

  • Cabeça
  • Coraçón
  • Braço

Por qué no se sigue usando la ‘ç’ en el español

Por qué no se sigue usando la ‘ç’ en el español

Se desconoce el auténtico motivo de su desaparición, aunque se apunta al siglo XVIII como el de su fin. El año exacto es el de 1775. ¿Por qué se conoce con tanta exactitud esta fecha? Porque fue el año en el que se publicó la quinta edición de la Ortografía de la lengua castellana.

Así, pasó a ser sustituida por cada una de las letras que usamos actualmente. Esto es, la ‘c’ y la ‘z’. Son precisamente las reglas de la ortografía las que marcan, como ya sabes, cuándo se emplea una u otra letra.

Qué uso se le da a la cedilla en francés

En Francia también se adoptó la letra conformada por una ‘c’ y una ‘z’. Hubo que esperar al año 1530 para que pasara a formar parte de su abecedario, siguiendo el ejemplo español. Su uso ha sido desde el siglo XVI igual al que tenía en la lengua española.

Pese a este paralelismo existente entre ambos países, en el idioma galo la ‘ç’ no ha desaparecido. Al contrario, sigue empleándose en la actualidad en diferentes palabras de uso muy común. Se sitúa antes de la ‘a’, ‘o’ y ‘u’. Por ejemplo:

  • Ça va ? (¿qué tal?).
  • Déçu (decepcionado).
  • Garçon (chico).
  • Reçu (recibo o recibido).

Cómo se pronuncia la cedilla en la lengua francesa

Al igual que ocurría siglos atrás en el español, la cedilla se pronunciaba en francés como una ‘s’. De este modo, se transforma el sonido de la ‘c’, tan duro y sordo, cuando va seguido de la ‘a’. Lo mismo ocurre cuando se antepone a la ‘o’ y a la ‘u’. En consecuencia, cuando se coloca en una palabra, se suaviza considerablemente su sonido original.

Hasta el momento de su irrupción, el sonido en el que se traduce ahora se obtenía de otro modo. ¿Cómo? Escribiéndose la ‘c’ ante la ‘a’, ‘o’ y ‘u’, pero añadiendo la ‘e’ en medio. Quedaba de este modo:

‘c’ + ‘e’ + ‘a’, ‘o’ y ‘u’.

Por lo tanto, con la cedilla, su escritura se simplificó, quedando de la siguiente forma:

‘ç’ + ‘a’, ‘o’ y ‘u’.

En cualquier caso, estas son las tres únicas vocales con las que se escribe la ‘ç’. Nunca se utilizará seguida de la ‘e’ ni de la ’i’. ¿Por qué no ocurre lo mismo? El motivo es muy sencillo de entender. La combinación de la ‘c’ con cualquier de estas dos vocales tiene el sonido de la ‘s’. Por tanto, se logra el mismo resultado. Compruébalo al pronunciar estos términos en francés:

  • Apercevoir
  • Ceci
  • Cédule
  • Ceinturon
  • Cela
  • Cendrier
  • Céramique
  • Cidre
  • Cinéma
  • Cinq
  • Cinquante
  • Circonstance
  • Circonstanciel
  • Cité
  • Commencer
  • Crucifixion
  • Ici
  • Merci
  • Placer

Piensa en otras palabras que se podrían añadir a este listado. ¿Cuántas más se te ocurren?

Por qué necesitas aprender francés

Si el francés te gusta y te interesas por cuestiones como la ‘ç’, seguro que sigues estudiando este idioma. Tu decisión será, de esta manera, todo un acierto. Si, por el contrario, te asaltan las dudas sobre si persistir o no, no te preocupes; aquí te ofrecemos una lista de razones por las que es recomendable que continúes con tu aprendizaje:

  • El francés el es segundo idioma más estudiado en el mundo después del inglés.
  • Tendrás la oportunidad de comunicarte con las más de 300 millones de personas que lo hablan en los cinco continentes.
  • Es la lengua considerada imprescindible en el mundo de la diplomacia.
  • Te será muy útil también en el ámbito de los negocios.
  • Te abre nuevas posibilidades en el terreno laboral.
  • Dispondrás de ocasiones para sacar el máximo partido a la cultura gala.
  • Podrás entenderte a la perfección en los cerca de 30 países donde el francés es idioma oficial.

Busca un profesor de francés particular online

Busca un profesor de francés particular online

Vistas algunas de las razones que te pueden animar a aprender la lengua de Francia, lo mejor es que te pongas en marcha para dar el siguiente paso. ¿Cuál es? Buscar un profesor de francés particular en línea. Gracias a este método de estudio, podrás dominar el idioma galo en el menor tiempo posible. Te lo garantizamos.

Son muchos y variados los beneficios que te aporta. Te los enumeramos:

  1. Puedes escoger quién será tu docente entre los que se ofrecen en el portal.
  2. Te permite realizar una clase de prueba para evaluar su capacidad.
  3. El profesor focalizará 100 % su atención en ti.
  4. Puedes formularle preguntas y exponerle todas tus dudas.
  5. Tú eliges qué día recibes las clases y a qué hora.
  6. También decides desde dónde sigues estas lecciones (tu hogar, tu trabajo, el tren, una playa…).
  7. Adaptas el plan de estudio a tus gustos y necesidades, en lugar de tener que adaptarte tú a él.
  8. Eliges, asimismo, los temas por los que sientes predilección.
  9. Marcas cuál es el ritmo de avance de las lecciones y tu aprendizaje.
  10. Pagas por las clases que recibes, no mensualidades.
  11. Ahorras tiempo en desplazamientos a centros de estudio. También dinero.

Aprende francés tomando la cedilla como punto de partida

Ahora que ya conoces qué es la cedilla, conviértela en el punto de partida de tu próximo proyecto personal. Estás preparado para lanzarte al estudio de este idioma, conociendo la gramática francesa, los verbos, el vocabulario… Márcate un objetivo y no dudes en lanzarte a materializarlo cuanto antes.

En definitiva, la lengua que ha despertado tu interés te tiene reservadas peculiaridades dignas de conocer. También se traducirá en ventajas. Aprende francés con la ayuda de italki. Pronto ni la cedilla en francés ni otros elementos tendrán secretos para ti. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo y te ayudaremos a resolver tus dudas y a facilitarte la información que precises. No dejes pasar esta oportunidad de ampliar tu formación.

Related Posts