Marcela Pinzón
PAS- Personas Altamente Sensibles

Para saber si eres una persona altamente sensible o sensitiva (PAS), primero conviene definir qué entendemos por la alta sensibilidad. En los años setenta del siglo pasado, la psicóloga americana Elaine Aron llegó a la sorprendente conclusión de que dos de cada diez personas son considerablemente más sensibles que las otras ocho. Estamos hablando de un 20 por ciento, que no es poco. El dato puede extrañar, ya que una queja bastante común de las personas muy sensibles es que no conocen a nadie como ellas. Muchas de las PAS, antes de descubrir ese rasgo, están convencidas de que no hay nadie tan raro como ellas. Lo habitual es que pasen gran parte de su vida sin saber que pertenecen a ese gran grupo «PAS», creyendo que son las únicas extrañas y de las muy pocas que sufren por tener la emocionalidad a flor de piel, por sentirse más vulnerables y más abiertas de cara al sufrimiento presente en el mundo. La gran mayoría, antes de saber que ser muy sensible es bastante normal y que encima tiene un nombre —el rasgo de la alta sensibilidad—, sufre por lo mencionado, se siente profundamente incomprendida, lo cual le puede generar una intensa soledad. Muchos, por no llamar la atención, procuran adaptarse, fingiendo que son como la gran mayoría, siempre comparándose con aquellos que aparentan ser más fuertes y menos sensibles. No todas las personas con una elevada sensibilidad sufren, no todas fingen o sienten la necesidad de esconderse. Existe un grupo de personas altamente sensibles que no se atormentan de esa manera. Se reconocen en cierto modo en el concepto de la alta sensibilidad, pero no lo viven como algo molesto. Quien, en la infancia, recibe el mensaje de su entorno de que ser sensible, ser como uno es, está bien, en lugar de ser algo que conviene corregir, en general llega a aceptarse tal como es. Se siente valorado y reconocido, aunque, eso sí, diferente. Sin embargo, el niño sensible que recibe de sus padres, hermanos, maestros y amigos mensajes de que es un llorón, que ser tan sensible es un «defecto» y no sirve para nada, muy probablemente llegará percibirse como raro, como deficiente, como débil y hasta no deseado o culpable. Lógicamente, su autoestima se verá severamente afectada.

Fragmento del libro "Personas altamente sensibles" de Karina Zegers de Beijl p. 17-18





Apr 3, 2017 5:38 PM
Comments · 4
También soy una persona altamente sensible y como Susan, tengo profesores de Venezuela. Sí, es muy difícil saber sobre todo lo que pasa allá y no sentirse muy triste y muy impotente, porque no podemos hacer nada para ayudarlos. Más aún porque me gustan mucho los Venezolanos.

Fue un artículo interesante, escrito por alguien de mi país. 
La única parte que no me gustó del artículo fue la frase: "siempre comparándose con aquellos que aparentan ser más fuertes y menos sensibles". No creo que ser "fuerte" o ser "sensible" son opuestos. Creo que podemos ser ambos. Es verdad que puede ser difícil manejar la vida siendo altamente sensible, pero eso no debería significar que no podemos ser muy fuerte también.
April 22, 2017

    Soy una persona altamente sensible. Soy una trabajadora social y con frequencia trabajo con tragedias y trauma. Siendo capaz de ayudar a otros me hace sentirme bien. Gente con frequencia me pregunto como aguanto mi trabajo. He desarrollado las habilidades de sentir los sentimientos negativos de otros sin lastimarme demasiado. Pero una cosa que hago es evitar las noticias y especialmente los videos de violencia y tragedias.

    Tomo clases en español. Hace dos noches, cerca del final de una clase, un profesor de Venezuela me mostró un video breve de violencia por colectivos en la calle en su cuidad, despues de una protesta en la que su madre ha participado. Esa noche soñé con mi profesor en Venezuela. No era un sueño bueno. Creo que era un sueño de vulnerabilidad y impotencia.  Ayer tuve otra clase con otro profesor de Caracas. Nosotros usamos un libro para practicar gramatica. Al final del clase, escuché una explosión en el fondo. Yo le pregunté si este ruido era de una protesta, y el afirmó. El me dijo que habia una protesta cerca de su barrio toda la noche, pero el intentó ignorarla y continuar trabajando.

    Estaba triste. Soy un Americana y es muy duro para ver esta situación muy injusta. Me sientí sin poder, sin la capacidad para entender como este situación pueda continuar. Mis amigos de Venezuela me parece como prisioneros de su gobierno loco. Para mi, mis leciónes son mi hobby, mi escape del estres de mi trabajo. Pero me siento muy culpable, porque tengo una buena vida con mucha libertad, cuando conozco a personas en Venezuela en un ambiente muy diferente y no puedo ayudarlos en cualquier manera sino escucharlos. 

April 22, 2017
Hola, Marcela! Quedome increiblemente feliz cuando veo que aún existen personas como tú, son ocupadas y preocupadas en difundir sus raros conocimientos a cerca de la humanidad y de los rasgos humanos. Es muy bueno oir alguién preoucuado con los seres humanos y que también comparte de esta curiosidad enorme con esta especie animal. Muy raro y especial!
April 22, 2017
Interesante. Yo nunca había oído de personas altamente sensibles antes. Diría que la tendencia de la mayoría sería decirles que son llorónes por no haber oído de PAS.
April 3, 2017