5 consejos para aprender portugués con un profesor nativo
Portuguese

5 consejos para aprender portugués con un profesor nativo

Aprender portugués puede ser un gran desafío para los castellanoparlantes. Y es que, al tratarse de dos lenguas latinas con muchas similitudes, abandonar el nivel intermedio y expresarse con precisión y corrección llevará más tiempo del que te imaginas. Sin embargo, contar con la ayuda de un profesor particular no solo te servirá para avanzar más rápido, sino que también te ayudará a captar los matices culturales con los que podrás hablar como un nativo.

Así pues, ¿quieres sacarle partido a la oportunidad de descubrir esta lengua directamente de mano de portugueses y brasileños? A continuación te ayudamos a conseguirlo, con cinco trucos con los que exprimir cada minuto de clase con un profesor nativo. ¡Toma nota y no esperes más para dominar el portugués!

1. Olvídate de la vergüenza

En primer lugar, ten en cuenta que tus clases particulares estarán impartidas por un profesional cuya labor es la de acompañarte durante todo el proceso de aprendizaje. Su trabajo va más allá de explicarte la teoría, también consiste en resolver las dudas que te vayan surgiendo y corregir aquellos fallos que cometas de forma sistemática. Por eso es recomendable que hagas un esfuerzo para superar la vergüenza y que intentes utilizar todas las palabras, verbos y expresiones que recuerdes. Así no solo estarás facilitando su trabajo: ¡también aprenderás más rápido!

Del mismo modo, piensa que el sentido del ridículo es una de las mayores barreras a la hora de alcanzar la fluidez cuando aprendemos una lengua nueva. Sin embargo, en italki apostamos por la mejor forma de aprender portugués a nivel mundial, que no es otra que la práctica constante y regular. Recuerda que las clases son un entorno seguro y nadie te juzgará si metes la pata. Así pues, lánzate y aprovecha la oportunidad de tener alguien al lado dedicado a enseñarte.

Ahora bien, ¿cómo perder el pánico escénico? Primeramente, recuérdate a ti mismo que estás en clase para aprender y eso implica que, en mayor o menor medida, la expectativa es que cometas fallos y te equivoques. No necesitas impresionar a nadie, ni tienes que ser profesional; fallar es parte del proceso de aprendizaje. Ten en cuenta que, cuanto más yerres al principio, más fácil te resultará aprender.

2. Utiliza papel y bolígrafo

utiliza papel y bolígrafo

Parece que, según este estudio publicado por el Instituto Cervantes, la similitud léxica entre el portugués y el español supera el 80% y esto, claro está, facilita la comprensión y la asimilación de conceptos. Por eso lo normal es que, cuando empieces, no tengas una gran dificultad y que aprendas rápido. Sin embargo, esta similitud también hace más difícil el conseguir dominarlo a nivel avanzado con fluidez y corrección. Y es que muchas de las palabras son muy parecidas, y a menudo te encontrarás con dudas sobre si lo que vas a decir es correcto o no. Y, a la hora de escribir, te pasará lo mismo: algunos de los términos se parecen mucho fonéticamente, pero no cuando se escriben.

Por eso, en segundo lugar, te aconsejamos que dediques tiempo a practicar con tu profesor la escritura. También te resultará de gran utilidad anotar los términos nuevos que vayas conociendo, de esa manera no solo aprenderás palabras, sino que memorizarás cómo se representan. Por otra parte, ten en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre en castellano, algunos términos en portugués no se transcriben tal y colmo suenan; no solo existen algunos fonemas distintos, sino que también hay otros similares que se representan de forma diferente. Es por eso que esta es una gran idea: cuando copias los términos naturalizas poco a poco la forma de escribir esos sonidos y, con el tiempo, podrás escribir palabras nuevas sin dudar sobre su grafía.

Además, esto también te servirá para mejorar tu pronunciación. La escritura también funciona en el sentido opuesto al que te hemos explicado anteriormente; por eso también te ayudará a leer fonemas con los que no estás familiarizado a día de hoy. En definitiva, conectarás los sonidos con la grafía de una forma más natural.

3. Aprovecha que tienes un profesor nativo para aprender más sobre la cultura portuguesa

En tercer lugar, ¿cuál es tu motivación para aprender portugués? Si has decidido adentrarte en el idioma del país vecino, es muy posible que lo hayas hecho por cuestiones laborales o porque sientas curiosidad por su cultura. En efecto, una de las cosas más bonitas de dominar una lengua es la oportunidad que ofrece de acercar a las personas a nuevas culturas y de comprender mejor los pequeños detalles que la conforman.

Por otra parte, entender mejor la cultura lusa te ayudará a conocer las referencias del lenguaje y a identificar las diferencias sutiles. Portugal tiene una historia, costumbres y tradiciones muy antiguas, que han influido en la forma que la gente tiene de expresarse y comunicarse. Por tanto, entenderlas te dará una gran ventaja y te ayudará a mejorar tus dotes de comunicación.

Y es que algo que no debes olvidar cuando aprendes a hablar un idioma es el slang y las frases hechas. Así pues, conociendo su cultura desde dentro dominarás un gran número de recursos habituales, que podrás utilizar con precisión como si fueses un nativo. Este tipo de detalles son los que marcan

la diferencia entre alguien que tiene cierto conocimiento de la lengua y quienes poseen un nivel experto.

En suma, si te interesa esta manera de abordar el aprendizaje de una lengua, no dejes de contratar el curso de portugués de italki, de ese modo tendrás a tu disposición profesores nativos y con gran experiencia. Aprovecha esta oportunidad para aprender portugués y conocer de cerca su cultura, así como los detalles que hacen del país luso una de las regiones más singulares de Europa.

4. Marca tus objetivos desde el principio

objetivos

En cuarto lugar, ten claro desde el primer momento cuáles son tus metas. Solo quienes saben a dónde se dirigen son capaces de llegar a su destino y lo mismo ocurre a la hora de aprender un idioma. Por tanto, si tienes unos objetivos específicos sentirás que avanzas más rápido. En ese sentido, puedes designar a tu profesor tus prioridades de aprendizaje y pedirle que se enfoque en aquello que pueda ayudarte a conseguir más rápido lo que deseas.

Pero, ¿qué significa esto último? Muy sencillo. Si, por ejemplo, quieres utilizar el portugués para el trabajo, comentárselo a tu tutor le ayudará a saber en qué tiene que profundizar más, así como qué vocabulario debes conocer. Sin embargo, si lo que quieres es poder viajar y desenvolverte correctamente en el día a día, te interesará centrarte más en la comunicación oral y dejar la escritura para más adelante. Marcar objetivos os ayudará a los dos a saber qué es lo importante en esta experiencia.

Del mismo modo, el método de trabajo y organización que te acabamos de mostrar también te resultará muy útil si no partes de cero. Y es que te permitirá dedicar todos tus esfuerzos a las áreas en las que más necesitas mejorar, para así ser más eficiente con el estudio. Si ese es tu caso, te aconsejamos que hagas una evaluación con un profesor de portugués de nuestra comunidad. Ellos podrán asesorarte sobre tus necesidades para que, así, avancéis a una mayor velocidad.

5. La constancia es tu mejor aliada

Por último tienes que ser consciente de que, cuando empiezas a estudiar una lengua, tu nivel de motivación está por las nubes, pero no tiene por qué ser así todo el tiempo. Las primeras semanas querrás practicar a todas horas, y le darás una prioridad al estudio que, poco a poco, irá decreciendo. Surgirán planes, estarás cansado y, como el aprendizaje no es lineal, te costará empezar. Con esto no pretendemos desanimarte, sino todo lo contrario: siendo consciente de cómo funcionan los ciclos de aprendizaje podrás organizar tu tiempo más eficazmente y tener una agenda diseñada contra la desmotivación y la pereza.

En ese sentido es mejor que planifiques tus clases de forma progresiva y que te marques unos objetivos realistas que puedas sostener en el tiempo. En este sentido, piensa que tu cerebro también necesita periodos de

descanso para fijar lo aprendido, por lo que es mejor organizar tus sesiones de estudio marcándote unos objetivos alcanzables. De esta manera, cuando lleguen los días en los que tengas que luchar contra la pereza te resultará más fácil cumplir con tu compromiso con el aprendizaje del portugués. Recuerda que aprender un idioma es una carrera de fondo.

Por otro lado, intenta planificar tus sesiones con antelación y no te olvides de incluir periodos de descanso y vacaciones. Cuanto más alcanzables y más coherentes con tu estilo de vida sean, más fácil te resultará ser constante e ir adquiriendo poco a poco soltura y destreza. En resumen, aprende portugués con disciplina pero a tu ritmo… ¡Y verás cómo todo es más fácil!

Aprender portugués con los mejores está a tu alcance

En conclusión, para aprender portugués con un profesor nativo vas a necesitar una combinación de tenacidad y organización. Planificando las sesiones de estudio, creando una estrategia de mejora constante y coordinando el aprendizaje de la comunicación escrita y verbal conseguirás salir del purgatorio del nivel intermedio. Para conseguirlo, la comunicación con tu tutor, así como la inmersión en la cultura, serán tus mejores armas. Y, si tienes más dudas, no dejes de ponerte en contacto con italki. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Related Posts