Cómo hacer una buena redacción en francés en pocos pasos
Francés

Cómo hacer una buena redacción en francés

¿Sabes cómo llevar a cabo una redacción en francés de forma correcta? Si ya dispones de cierto nivel, será más fácil afrontar este ejercicio con éxito. Para que lo logres, en esta entrada hemos reunido una serie de recomendaciones que te serán de gran utilidad. Son un total de 10 que te resumimos de forma breve.

Además de tomar nota de ellas e incluir, por ejemplo, expresiones en francés, no olvides seguir avanzando en tu aprendizaje. Es el modo de mejorar tus escritos, así como tus conversaciones orales. Por este motivo, te recomendamos que recurras a los servicios de la plataforma de idiomas italki. Su método y el equipo docente son claves.

Elige el tema y haz un guion

Cómo hacer una buena redacción en francés

Coge papel y bolígrafo o, si lo prefieres, ponte delante de la pantalla de tu ordenador personal. Antes de que te lances a afrontar ese texto que planeas redactar, detente unos minutos. Dedica ese tiempo a pensar en cuál será el tema sobre el que girará tu trabajo escrito. Puede ser la situación política internacional, el cambio de estación o las tendencias de moda. Hay infinidad de temáticas que pueden servirte de inspiración.

A continuación, crea un guion. Se trata de fijar una serie de puntos y ordenarlos para saber en qué orden los abordarás. Escribe un punto por cada idea que desees introducir. Lo ideal es establecer un esquema que incluya estos tres grandes apartados:

  • Una introducción.
  • El desarrollo del tema elegido.
  • Una conclusión como cierre.

En resumen, lleva a cabo una planificación. Si se encuentra bien planteada, será más fácil que la redacción quede verdaderamente bien. Ten en cuenta que este primer paso equivaldría al de la colocación de los cimientos de una casa. Cuanto más férreos sean, mejor será la construcción que se erija. Lo mismo ocurre con las comunicaciones por escrito, como es este caso en concreto.

Presta atención a la gramática y a la ortografía

Ya tienes elegido el tema, has hecho un guion bastante detallado y hasta has comenzado a escribir poco a poco. Es cierto que aún estás en el primer párrafo y que tienes bastante tarea por delante. No te desesperes. Vas a hacerlo de sobresaliente.

Sin embargo, desde esas primeras líneas debes prestar atención a aspectos que están considerados como cruciales. Y no es para menos. La gramática y la ortografía juegan un papel vital. No puede haber lugar a equívocos, ni siquiera a los más leves.

Por ello, repasa cada oración una a una y no dudes en consultar las dudas que te asalten. Puedes recurrir a un libro centrado en el estudio del francés. Otra alternativa es consultarlo con tu profesor. No dudes en hacerlo incluso aunque sientas vergüenza. Es el modo de asegurarte que tu labor concluirá de un modo satisfactorio.

Incluye el vocabulario más apropiado y escríbelo correctamente

En función del tema elegido y del tono que vayas a emplear, deberás decantarte por un vocabulario determinado. Puede ser una terminología científica, centrada en el deporte, de carácter empresarial, referida a la sostenibilidad, etc.

Si tienes dudas a la hora de incluir determinadas palabras o de traducirlas, siempre puedes recurrir a un diccionario. Tenlo a mano para ir realizando las consultas oportunas.

Del mismo modo, antes de empezar la redacción, haz un listado de términos que creas que vas a emplear. Asegúrate de que sabes cuál es su traducción al francés. También de cómo se escribe cada uno. Esta será la forma perfecta de ahorrar tiempo una vez que comiences a escribir. Entonces, no tendrás que detenerte para buscar palabras o escribirlas como corresponde, sin fallo alguno.

Comprueba que la puntuación es la correcta

Asegúrate de que la puntuación es siempre la correcta. En francés, este tema se complica un poco debido a la existencia de hasta tres tipos diferentes de acentos. Son estos que puedes ver a continuación:

  • El denominado acento agudo (´), que tiene la misma forma que el que usas en español
  • El que se ha dado en llamar el acento grave (`).
  • El acento circunflejo (^).

Como ya sabes, esta distinción no se da en el castellano. Por lo tanto, deberás prestar atención al uso de uno u otro tipo. Te ayudará el conocer las reglas en las que se basa la utilización de cada uno. El único que no las tiene es el acento circunflejo. Asegúrate de aprender francés y su vocabulario con un buen profesor para profundizar en este aspecto. Haz, además, comprobaciones con el diccionario o en la web de la Academia Francesa.

Recurre a las palabras de transición

Las palabras de transición o conectores permiten que la lectura de un texto resulte más fluida. Le otorgan una continuidad, sobre todo, a la hora de pasar de un párrafo al siguiente.

Como consecuencia directa de su uso, el lector comprenderá mucho mejor lo que está leyendo. Resultan, por tanto, muy útiles. ¿Qué conectores existen en francés? Hay de diferentes tipos:

  1. Los que expresan orden o enumeración. Por ejemplo, en premier lieu, premièrement, après, ensuite, puis, en dernier lieu…
  2. Los de causa o consecuencia. Son, à cause de, dû à.,, c’est pour cela, par conséquant, alors, donc…
  3. Los que indican transición de tiempo. Se trata de quand, avant que, après que, lorsque, pendant que, en même temps que…
  4. Los denominados de explicación, con expresiones como c’est-à-dire, soit, à savoir…
  5. Los que dejan patente una oposición. Son varios, como cependant, au contraire, pourtant…
  6. Los de posibilidad. Van desde tant que hasta à condition que, pasando por à moins que, parfois, peut-être…
  7. Los que se refieren a una ilustración. Entre estos se encuentran par exemple, c’est ainsi que, notamment, c’est le cas de, entre autres…
  8. Los de enlace. Esta lista es de las más extensas. Incluye términos como alors, ainsi, en fait, également, aussi, d’ailleurs, de plus, en outre…

Repasa el texto para que no contenga errores

Este es el último paso, aunque no por ello resulta menos importante. Todo lo contrario. Una vez que has concluido la redacción y has prestado atención a los puntos anteriores, debes entregarla o publicarla.

Independientemente de cuál sea su fin, has de asegurarte de que todos los aspectos que entran en juego son correctos. ¿Cómo puedes comprobar que tu redacción en francés es correcta? Puedes seguir varios pasos muy sencillos.

En primer lugar, lee detenidamente todo lo que has escrito. Si existen errores, es muy probable que los detectes en una primera lectura.

A continuación, detente en las palabras o expresiones que despierten tus dudas. ¿Estarán bien escritas? ¿El acento que aparece es el correcto? Apunta estos términos en un papel conforme lees el texto y, al acabar, revisa que los has plasmado como es debido. De lo contrario, realiza las oportunas correcciones.

Finalmente, haz una segunda lectura fijándote en otros aspectos que no guardan una vinculación tan directa con la redacción. Pueden ser los relacionados con el diseño o con cuestiones consideradas más de detalle. Por ejemplo:

  • Los saltos de línea.
  • La estructuración de los párrafos.
  • Los márgenes de la página.
  • La aparición de guiones o enumeraciones.
  • La inclusión de palabras o de frases en negrita.
  • La elección del tipo de letra y su tamaño, además del color.

Continúa aprendiendo francés con la ayuda de un profesor particular online

Aprender francés con la ayuda de un profesor particular online

¿Cómo se puede redactar un texto en francés sin errores? La mejor manera de escribir correctamente una redacción es atesorando los conocimientos necesarios para ello. ¿Cómo lo podrás conseguir? Avanzando en tu aprendizaje del francés día a día hasta que domines al máximo este idioma.

Para ello, nada mejor que disponer de un profesor de francés particular online. Este es el modo de asegurarte un aprendizaje eficaz y una mayor rapidez que con otros métodos.

Pero ¿dónde puedo encontrar un profesor online de francés? La respuesta es muy sencilla. Solo debes buscar una plataforma especializada en la enseñanza de idiomas, como italki. Disponen de un equipo de docentes cualificados para que elijas tu favorito según las características que buscas.

Ventajas de recurrir a un docente por Internet

¿En qué beneficios se traduce contar con un profesor particular online? Fundamentalmente, son estos que puedes leer a continuación:

  • Tu profesor centrará al 100 % su atención en ti, sin compartirla con otros estudiantes.
  • Podrás formularle tantas dudas y preguntas como desees.
  • El ritmo de aprendizaje lo marcarás en función de tus posibles dificultades.
  • Tú eliges cuándo recibes cada clase, estableciendo un día y una hora.
  • Escogerás, igualmente, el método de estudio y los temas que precises.
  • Recibirás las clases en cualquier lugar del mundo en el que te encuentres.
  • Ahorras tiempo y dinero en desplazamientos a una academia.
  • Pagas solamente por las clases que recibes, por lo que puedes olvidarte de las mensualidades preestablecidas.
  • Te otorga mayor comodidad y flexibilidad.

Gracias a esta metodología podrás afrontar con éxito tu redacción en francés. El vocabulario, la gramática, las expresiones en francés y otros elementos dejarán de tener secretos para ti. Aprende francés de la mano de italki. Si deseas disponer de más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Contenido con formato:

¿Sabes cómo llevar a cabo una redacción en francés de forma correcta? Si ya dispones de cierto nivel, será más fácil afrontar este ejercicio con éxito. Para que lo logres, en esta entrada hemos reunido una serie de recomendaciones que te serán de gran utilidad. Son un total de 10 que te resumimos de forma breve.

Además de tomar nota de ellas e incluir, por ejemplo, expresiones en francés, no olvides seguir avanzando en tu aprendizaje. Es el modo de mejorar tus escritos, así como tus conversaciones orales. Por este motivo, te recomendamos que recurras a los servicios de la plataforma de idiomas italki. Su método y el equipo docente son claves.

Elige el tema y haz un guion

Coge papel y bolígrafo o, si lo prefieres, ponte delante de la pantalla de tu ordenador personal. Antes de que te lances a afrontar ese texto que planeas redactar, detente unos minutos. Dedica ese tiempo a pensar en cuál será el tema sobre el que girará tu trabajo escrito. Puede ser la situación política internacional, el cambio de estación o las tendencias de moda. Hay infinidad de temáticas que pueden servirte de inspiración.

A continuación, crea un guion. Se trata de fijar una serie de puntos y ordenarlos para saber en qué orden los abordarás. Escribe un punto por cada idea que desees introducir. Lo ideal es establecer un esquema que incluya estos tres grandes apartados:
Una introducción.
El desarrollo del tema elegido.
Una conclusión como cierre.

En resumen, lleva a cabo una planificación. Si se encuentra bien planteada, será más fácil que la redacción quede verdaderamente bien. Ten en cuenta que este primer paso equivaldría al de la colocación de los cimientos de una casa. Cuanto más férreos sean, mejor será la construcción que se erija. Lo mismo ocurre con las comunicaciones por escrito, como es este caso en concreto.

Presta atención a la gramática y a la ortografía

Ya tienes elegido el tema, has hecho un guion bastante detallado y hasta has comenzado a escribir poco a poco. Es cierto que aún estás en el primer párrafo y que tienes bastante tarea por delante. No te desesperes. Vas a hacerlo de sobresaliente.

Sin embargo, desde esas primeras líneas debes prestar atención a aspectos que están considerados como cruciales. Y no es para menos. La gramática y la ortografía juegan un papel vital. No puede haber lugar a equívocos, ni siquiera a los más leves.

Por ello, repasa cada oración una a una y no dudes en consultar las dudas que te asalten. Puedes recurrir a un libro centrado en el estudio del francés. Otra alternativa es consultarlo con tu profesor. No dudes en hacerlo incluso si sientes vergüenza. Es el modo de asegurarte que tu labor concluirá de un modo satisfactorio.

Incluye el vocabulario más apropiado y escríbelo correctamente

En función del tema elegido y del tono que vayas a emplear, deberás decantarte por un vocabulario determinado. Puede ser una terminología científica, centrada en el deporte, de carácter empresarial, referida a la sostenibilidad, etc.

Si tienes dudas a la hora de incluir determinadas palabras o de traducirlas, siempre puedes recurrir a un diccionario. Tenlo a mano para ir realizando las consultas oportunas.

Del mismo modo, antes de empezar la redacción, haz un listado de términos que creas que vas a emplear. Asegúrate de que sabes cuál es su traducción al francés. También de cómo se escribe cada uno. Esta es la forma perfecta de ahorrar tiempo una vez que comiences a escribir. Entonces, no tendrás que detenerte para buscar palabras o escribirlas como corresponde, sin fallo alguno.

Comprueba que la puntuación es la correcta

Asegúrate de que la puntuación es siempre la correcta. En francés, este tema se complica un poco debido la existencia de hasta tres tipos diferentes de acentos. Son estos que puedes ver a continuación:
El denominado acento agudo (´), que tiene la misma forma que el que usas en español
El que se ha dado en llamar el acento grave (`).
El acento circunflejo (^).

Como ya sabes, esta distinción no se da en el castellano. Por lo tanto, deberás prestar atención al uso de uno u otro tipo. Te ayudará el conocer las reglas en las que se basa la utilización de cada uno. El único que no las tiene es el acento circunflejo. Asegúrate de aprender francés y su vocabulario con un buen profesor para profundizar en este aspecto. Haz, además, comprobaciones con el diccionarioo en la web de la Academia Francesa.

Recurre a las palabras de transición

Las palabras de transición o conectores permiten que la lectura de un texto resulte más fluida. Le otorgan una continuidad, sobre todo, a la hora de pasar de un párrafo al siguiente.

Como consecuencia directa de su uso, el lector comprenderá mucho mejor lo que está leyendo. Resultan, por tanto, muy útiles. ¿Qué conectores existen en francés? Hay de diferente tipo:
Los que expresan orden o enumeración. Por ejemplo, en premier lieu, premièrement, après, ensuite, puis, en dernier lieu…
Los de causa o consecuencia. Son, à cause de, dû à.,, c’est pour cela, par conséquant, alors, donc…
Los que indican transición de tiempo. Se trata de quand, avant que, après que, lorsque, pendant que, en même temps que…
Los denominados de explicación, con expresiones como c’est-à-dire, soit, à savoir…
Los que dejan patente una oposición. Son varios, como cependant, au contraire, pourtant…
Los de posibilidad. Van desde tant que hasta à condition que, pasando por à moins que, parfois, peut-être…
Los que se refieren a una ilustración. Entre estos, se encuentran par exemple, c’est ainsi que, notamment, c’est le cas de, entre autres…
Los de enlace. La lista es de las más extensas. Incluyen términos como alors, ainsi, en fait, également, aussi, d’ailleurs, de plus, en outre…

Repasa el texto para que no contenga errores

Redacción en francés

Este es el último paso, aunque no por ello resulta menos importante. Todo lo contrario. Una vez que has concluido la redacción y has prestado atención a los puntos anteriores, debes entregarla o publicarla.

Independientemente de cuál sea su fin, has de asegurarte de que todos los aspectos que entran en juego son correctos. ¿Cómo puedes comprobar que tu redacción en francés es correcta? Puedes seguir varios pasos muy sencillos.

En primer lugar, lee detenidamente todo lo que has escrito. Si existen errores, es muy probable que los detectes en una primera lectura.

A continuación, detente en las palabras o expresiones que despierten tus dudas. ¿Estarán bien escritas? ¿El acento que aparece es el correcto? Apunta estos términos en un papel conforme lees el texto y, al acabar, revisa que los has plasmado como es debido. De lo contrario, realiza las oportunas correcciones.

Finalmente, haz una segunda lectura fijándote en otros aspectos que no guardan una vinculación tan directa con la redacción. Pueden ser los relacionados con el diseño o con cuestiones consideradas más de detalle. Por ejemplo:
Los saltos de línea.
La estructuración de los párrafos.
Los márgenes en la página.
La aparición de guiones o enumeraciones.
La inclusión de palabras o de frases en negrita.
La elección del tipo de letra y su tamaño, además del color.

Continúa aprendiendo francés con la ayuda de un profesor particular online

¿Cómo se puede redactar un texto en francés sin errores? La mejor manera de escribir correctamente una redacción es atesorando los conocimientos necesarios para ello. ¿Cómo lo podrás conseguir? Avanzando en tu aprendizaje del francés día a día hasta que domines al máximo este idioma.

Para ello, nada mejor que disponer de un profesor de francés particular online. Este es el modo de asegurarte un aprendizaje eficaz y de una mayor rapidez que con otros métodos.

Pero ¿dónde puedo encontrar un profesor online de francés? La respuesta es muy sencilla. Solo debes buscar una plataforma especializada en la enseñanza de idiomas, como italki. Disponen de un equipo de docentes cualificados para que elijas tu favorito según las características que buscas.

Ventajas de recurrir a un docente por Internet

¿En qué beneficios se traduce contar con un profesor particular online? Fundamentalmente, son estos que puedes leer a continuación:
Tu profesor centrará al 100 % su atención en ti, sin compartirla con otros estudiantes.
Podrás formularle tantas dudas y preguntas como desees.
El ritmo de aprendizaje lo marcarás en función de tus posibles dificultades.
Tú eliges cuándo recibes cada clase, estableciendo un día y una hora.
Escogerás, igualmente, el método de estudio y los temas que precises.
Recibirás las clases en cualquier lugar del mundo en el que te encuentres.
Ahorras tiempo y dinero en desplazamientos a una academia.
Pagas solamente por las clases que recibes, por lo que puedes olvidarte de las mensualidades preestablecidas.
Te otorga mayor comodidad y flexibilidad.

Gracias a esta metodología podrás afrontar con éxito tu redacción en francés. El vocabulario, la gramática, las expresiones en francés y otros elementos dejarán de tener secretos para ti. Aprende francés de la mano de italki. Si deseas disponer de más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Related Posts