¿Quieres aprender francés de un modo rápido? Tanto si comienzas desde cero como si ya dispones de nociones sobre esta lengua, necesitas acelerar el proceso de aprendizaje. Para ello, solo necesitas seguir una serie de trucos que te desvelaremos a lo largo de esta entrada. Estos consejos son tan simples que no te costará ponerlos en práctica hoy mismo para aprender francés con mayor agilidad. A base de repetirlos, notarás cómo el progreso en su dominio aumenta considerablemente.

Además, te recomendamos que recurras a italki para aprender francés con todas las garantías. Los servicios que te ofrecemos a través de nuestra plataforma de enseñanza de idiomas te serán de gran utilidad. ¡Compruébalo por ti mismo!

10 trucos para aprender francés de una forma más rápida

No es necesario que viajes a Francia o a cualquier otro país donde se emplee esta lengua. Tampoco que vivas una experiencia 100 % inmersiva. Actualmente, existen diferentes alternativas con las que lograrás materializar este objetivo. Es más, algunas de ellas no precisan ni siquiera que salgas de casa.

Para empezar, toma buena nota de estas diez recomendaciones para comenzar a disfrutar en breve de sus resultados. A continuación, haz una selección y pon en práctica las que más te convenzan al inicio de este proceso. Con el tiempo, procura aplicarlas todas para multiplicar la velocidad de adquisición de conocimientos.

1. Conoce el vocabulario y las expresiones que vayas a utilizar

Cuando memorices el vocabulario y las expresiones que se emplean en la lengua oficial de Francia, toma un atajo. ¿Sabes cómo memorizar más rápidamente el vocabulario del francés? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: céntrate de manera exclusiva en los términos que vayas a emplear con total seguridad.

Por lo tanto, descarta el resto de palabras que no necesitas, al menos, con urgencia. Si, por ejemplo, quieres dominar el francés comercial, no precisarás saber nombres de alimentos ni de platos de cocina. Tampoco el de los animales ni el de los colores.

De igual manera, no es imprescindible que domines las expresiones de todo tipo ni otras frases hechas. Céntrate en lo que te importa.

2. Aprovecha todo tu tiempo libre para estudiar

2. Aprovecha todo tu tiempo libre para estudiar

Al margen del tiempo que dediques a tus clases o ejercicios prácticos, saca provecho a cualquier momento libre para estudiar:

  • Durante el trayecto al trabajo en transporte público.
  • Lo que tardes en conciliar el sueño por la noche.
  • En el descanso que te tomas a media mañana para tomar un café.
  • Mientras desayunas.
  • En la sala de espera de tu médico.

En definitiva, seguro que existe más de un instante libre a lo largo de tu jornada. Estos tiempos muertos representan una oportunidad muy interesante. No olvides llevar contigo en tu bolso o mochila libros de texto, apuntes, grabaciones o cualquier otro material para estudiar. Sin ellos, no podrás llevar a cabo tus planes.

3. Piensa en francés durante todo el día

Hazlo desde que te despiertes y hasta que te acuestes. Este ejercicio es muy útil y, además, no necesitas ningún tipo de ayuda exterior ni de dinero. De hecho, cualquier momento es perfecto para hacer la prueba. Se trata de que cambies el chip y comiences a funcionar en un idioma diferente al tuyo.

A pesar de que al principio te cueste, tu mente irá cogiendo la agilidad que deseas. Este ejercicio te ocupará cuntas horas estés despierto, por lo que te resultará especialmente productivo. Y el día que acabes soñando en esta lengua, habrás conseguido, por fin, interiorizarla y sentirla como propia.

4. Cambia el idioma de tus dispositivos tecnológicos

Aunque no residas en Francia, tienes a tu alcance la posibilidad de vivir en su idioma oficial. Bastará con que adaptes ciertos gestos cotidianos, como por ejemplo, utilizar tu teléfono móvil. Para ello, ve a la opción de ajustes y cambia el español por el francés. Haz lo mismo en tu tableta, en tu ordenador personal y en el resto de dispositivos que uses.

También puedes elegir el francés en:

  • Los trámites que lleves a cabo en el cajero de tu entidad bancaria.
  • Las redes sociales como Instagram y Facebook, entre otras.
  • Las plataformas virtuales a las que recurras con frecuencia.

5. Utiliza los recursos gratuitos que existen en Internet

En el pasado, los libros de texto, diccionarios y cuadernos de ejercicios eran prácticamente las únicas herramientas existentes para estudiar un idioma. De forma excepcional, podías encontrar alguna grabación en formato casete con conversaciones que te ayudaban a mejorar tu pronunciación.

Sin embargo, en la actualidad, dispones de multitud de recursos lectivos que te facilitan la adquisición de conocimientos. Muchos de ellos están en Internet y puedes sacarles partido gratis.

¿Qué recursos existentes en la red te ayudarán a aprender francés? Estos son algunos ejemplos:

  • Vídeos de carácter educativo colgados en la plataforma YouTube.
  • Exámenes tipo test para autoevaluar tu nivel y los avances que realices.
  • Podcasts basados en diferentes temáticas para entrenar tu oído.
  • Periódicos digitales con los que, además, estarás al día de lo que sucede en el país vecino.

6. Apréndete los grandes éxitos musicales de ayer y de hoy y… cántalos

Las canciones te permiten conocer el idioma en el que está escrita su letra. Mejorar tu pronunciación, perfeccionar la entonación y ampliar tu vocabulario son otros de sus beneficios. Para ello, no dudes en escucharlas y aprendértelas para saber lo que dicen. Si es necesario, apunta cada estrofa y tradúcela. El último paso es… ¡cantarlas!

Pero ¿qué temas musicales son los más adecuados para aprender francés? Esta es nuestra selección:

  • La vie en rose, de Édith Piaf.
  • Sous le ciel de Paris, de Montand.
  • Voyage, voyage, de Desireless.
  • Pour que tu m’aimes encore, de Céline Dion.
  • Comme des enfants, de Coeur de Pirate.
  • Oú est ma tete?, de Pink Martini.
  • Quelqu’un m’a dit, de Carla Bruni.
  • On ira, de Zaz.

7. Descubre el cine en versión original

Sofá, tele y palomitas. El plan te parecerá muy tentador tanto para una tarde de domingo como para la noche del sábado. Para que sea redondo, te proponemos elegir una película francesa y verla en versión original. Si lo deseas, haz uso de los subtítulos, ya que supondrán una ayuda extra a la hora de entender los diálogos de sus personajes.

Probablemente, no sepas ahora mismo por qué producción cinematográfica decantarte. No te preocupes. Seguro que estos títulos te ayudarán en su elección:

  • Asterix mission Cléopâtre.
  • Amelie.
  • Intoucables.
  • Le prenom.
  • La mome.
  • Le jeu.

8. Busca nativos con los que llevar a cabo un intercambio

A medida que adquieras conocimientos, necesitarás llevarlos a la práctica. Se trata de un modo de afianzarlos y continuar avanzando en el aprendizaje del idioma elegido. La mejor forma de comenzar a hablar en francés es hacerlo con nativos que vivan en tu misma ciudad o, si lo prefieres, a través de alguna plataforma online.

En estos casos, te recomendamos buscar personas francoparlantes a las que, a su vez, puedas ayudar con su español. De esta manera, el beneficio será mutuo y la relación perdurará en el tiempo.

A continuación, establece un calendario de encuentros. Haz también un reparto del tiempo en el que hablaréis en una y otra lengua. Así, romperás el hielo sin miedo a cometer errores o ser juzgado por no tener suficiente nivel.

9. Sigue a influencers que estén de moda

9. Sigue a influencers que estén de moda

Sus seguidores se cuentan por millones, mientras sus publicaciones en redes sociales no dejan de sumar likes. Sin saberlo, además de darte lecciones de estilo y moda, también pueden convertirse en tus profesores de francés.

Por esta razón, te aconsejamos algunas de las personalidades que más triunfan en la actualidad:

  • Betty Autier.
  • Caroline de Maigret.
  • Caroline Receveur.
  • Daphne Moreau.
  • Jeanne Damas.

No lo dudes y sigue a los creadores de contenido que más te interesen en sus perfiles en Instagram o en otras redes sociales. Conviérte en su fan incondicional y consulta a diario sus publicaciones, escucha sus vídeos en stories y lee sus posts. Y, por descontado, anímate a hacer comentarios a los contenidos que comparten.

10. Recurre a un profesor particular online

Si hay un método que te permite asimilar rápidamente un idioma, es el basado en un profesor particular en línea. Te garantiza los mejores resultados en el mismo plazo de tiempo que otras opciones existentes. No obstante, su eficacia no es el único beneficio en el que se traduce. ¿Qué otras ventajas conlleva contar con un docente particular por Internet?

  • Decidirás cuándo te imparte clases tu profesor de francés, eligiendo el día y la hora.
  • Seguirás sus lecciones desde el lugar que desees.
  • El docente focalizará su atención en ti.
  • Podrás formular tantas preguntas como necesites.
  • Tus avances marcarán el ritmo de las clases.

En conclusión, estas diez recomendaciones te ayudarán a aprender francés con rapidez. En cuanto hagas la prueba, verás cómo consigues subir de nivel más fácilmente. Para que los resultados sean los deseados, sé constante.

Además, si quieres acelerar al máximo tu proceso de aprender francés, establece un plan con objetivos a corto y medio plazo. Alcanzar las metas más sencillas te servirá de motivación para continuar. Si necesitas ayuda, no lo dudes y aprende francés con italki. Los profesores particulares de nuestra plataforma pondrán todo de su parte para sacar tu máximo potencial.

Encuentra tu profesor ideal

En italki, puedes encontrar a tu tutor de español entre una amplia gama de profesores cualificados y con experiencia. ¡Vive un aprendizaje incomparable!

Reserva una clase de prueba

¿Quieres aprender francés de un modo rápido? Tanto si comienzas desde cero como si ya dispones de nociones sobre esta lengua, necesitas acelerar el proceso de aprendizaje. Para ello, solo necesitas seguir una serie de trucos que te desvelaremos a lo largo de esta entrada. Estos consejos son tan simples que no te costará ponerlos en práctica hoy mismo para aprender francés con mayor agilidad. A base de repetirlos, notarás cómo el progreso en su dominio aumenta considerablemente.

Además, te recomendamos que recurras a italki para aprender francés con todas las garantías. Los servicios que te ofrecemos a través de nuestra plataforma de enseñanza de idiomas te serán de gran utilidad. ¡Compruébalo por ti mismo!

10 trucos para aprender francés de una forma más rápida

No es necesario que viajes a Francia o a cualquier otro país donde se emplee esta lengua. Tampoco que vivas una experiencia 100 % inmersiva. Actualmente, existen diferentes alternativas con las que lograrás materializar este objetivo. Es más, algunas de ellas no precisan ni siquiera que salgas de casa.

Para empezar, toma buena nota de estas diez recomendaciones para comenzar a disfrutar en breve de sus resultados. A continuación, haz una selección y pon en práctica las que más te convenzan al inicio de este proceso. Con el tiempo, procura aplicarlas todas para multiplicar la velocidad de adquisición de conocimientos.

1. Conoce el vocabulario y las expresiones que vayas a utilizar

Cuando memorices el vocabulario y las expresiones que se emplean en la lengua oficial de Francia, toma un atajo. ¿Sabes cómo memorizar más rápidamente el vocabulario del francés? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: céntrate de manera exclusiva en los términos que vayas a emplear con total seguridad.

Por lo tanto, descarta el resto de palabras que no necesitas, al menos, con urgencia. Si, por ejemplo, quieres dominar el francés comercial, no precisarás saber nombres de alimentos ni de platos de cocina. Tampoco el de los animales ni el de los colores.

De igual manera, no es imprescindible que domines las expresiones de todo tipo ni otras frases hechas. Céntrate en lo que te importa.

2. Aprovecha todo tu tiempo libre para estudiar

2. Aprovecha todo tu tiempo libre para estudiar

Al margen del tiempo que dediques a tus clases o ejercicios prácticos, saca provecho a cualquier momento libre para estudiar:

  • Durante el trayecto al trabajo en transporte público.
  • Lo que tardes en conciliar el sueño por la noche.
  • En el descanso que te tomas a media mañana para tomar un café.
  • Mientras desayunas.
  • En la sala de espera de tu médico.

En definitiva, seguro que existe más de un instante libre a lo largo de tu jornada. Estos tiempos muertos representan una oportunidad muy interesante. No olvides llevar contigo en tu bolso o mochila libros de texto, apuntes, grabaciones o cualquier otro material para estudiar. Sin ellos, no podrás llevar a cabo tus planes.

3. Piensa en francés durante todo el día

Hazlo desde que te despiertes y hasta que te acuestes. Este ejercicio es muy útil y, además, no necesitas ningún tipo de ayuda exterior ni de dinero. De hecho, cualquier momento es perfecto para hacer la prueba. Se trata de que cambies el chip y comiences a funcionar en un idioma diferente al tuyo.

A pesar de que al principio te cueste, tu mente irá cogiendo la agilidad que deseas. Este ejercicio te ocupará cuntas horas estés despierto, por lo que te resultará especialmente productivo. Y el día que acabes soñando en esta lengua, habrás conseguido, por fin, interiorizarla y sentirla como propia.

4. Cambia el idioma de tus dispositivos tecnológicos

Aunque no residas en Francia, tienes a tu alcance la posibilidad de vivir en su idioma oficial. Bastará con que adaptes ciertos gestos cotidianos, como por ejemplo, utilizar tu teléfono móvil. Para ello, ve a la opción de ajustes y cambia el español por el francés. Haz lo mismo en tu tableta, en tu ordenador personal y en el resto de dispositivos que uses.

También puedes elegir el francés en:

  • Los trámites que lleves a cabo en el cajero de tu entidad bancaria.
  • Las redes sociales como Instagram y Facebook, entre otras.
  • Las plataformas virtuales a las que recurras con frecuencia.

5. Utiliza los recursos gratuitos que existen en Internet

En el pasado, los libros de texto, diccionarios y cuadernos de ejercicios eran prácticamente las únicas herramientas existentes para estudiar un idioma. De forma excepcional, podías encontrar alguna grabación en formato casete con conversaciones que te ayudaban a mejorar tu pronunciación.

Sin embargo, en la actualidad, dispones de multitud de recursos lectivos que te facilitan la adquisición de conocimientos. Muchos de ellos están en Internet y puedes sacarles partido gratis.

¿Qué recursos existentes en la red te ayudarán a aprender francés? Estos son algunos ejemplos:

  • Vídeos de carácter educativo colgados en la plataforma YouTube.
  • Exámenes tipo test para autoevaluar tu nivel y los avances que realices.
  • Podcasts basados en diferentes temáticas para entrenar tu oído.
  • Periódicos digitales con los que, además, estarás al día de lo que sucede en el país vecino.

6. Apréndete los grandes éxitos musicales de ayer y de hoy y… cántalos

Las canciones te permiten conocer el idioma en el que está escrita su letra. Mejorar tu pronunciación, perfeccionar la entonación y ampliar tu vocabulario son otros de sus beneficios. Para ello, no dudes en escucharlas y aprendértelas para saber lo que dicen. Si es necesario, apunta cada estrofa y tradúcela. El último paso es… ¡cantarlas!

Pero ¿qué temas musicales son los más adecuados para aprender francés? Esta es nuestra selección:

  • La vie en rose, de Édith Piaf.
  • Sous le ciel de Paris, de Montand.
  • Voyage, voyage, de Desireless.
  • Pour que tu m’aimes encore, de Céline Dion.
  • Comme des enfants, de Coeur de Pirate.
  • Oú est ma tete?, de Pink Martini.
  • Quelqu’un m’a dit, de Carla Bruni.
  • On ira, de Zaz.

7. Descubre el cine en versión original

Sofá, tele y palomitas. El plan te parecerá muy tentador tanto para una tarde de domingo como para la noche del sábado. Para que sea redondo, te proponemos elegir una película francesa y verla en versión original. Si lo deseas, haz uso de los subtítulos, ya que supondrán una ayuda extra a la hora de entender los diálogos de sus personajes.

Probablemente, no sepas ahora mismo por qué producción cinematográfica decantarte. No te preocupes. Seguro que estos títulos te ayudarán en su elección:

  • Asterix mission Cléopâtre.
  • Amelie.
  • Intoucables.
  • Le prenom.
  • La mome.
  • Le jeu.

8. Busca nativos con los que llevar a cabo un intercambio

A medida que adquieras conocimientos, necesitarás llevarlos a la práctica. Se trata de un modo de afianzarlos y continuar avanzando en el aprendizaje del idioma elegido. La mejor forma de comenzar a hablar en francés es hacerlo con nativos que vivan en tu misma ciudad o, si lo prefieres, a través de alguna plataforma online.

En estos casos, te recomendamos buscar personas francoparlantes a las que, a su vez, puedas ayudar con su español. De esta manera, el beneficio será mutuo y la relación perdurará en el tiempo.

A continuación, establece un calendario de encuentros. Haz también un reparto del tiempo en el que hablaréis en una y otra lengua. Así, romperás el hielo sin miedo a cometer errores o ser juzgado por no tener suficiente nivel.

9. Sigue a influencers que estén de moda

9. Sigue a influencers que estén de moda

Sus seguidores se cuentan por millones, mientras sus publicaciones en redes sociales no dejan de sumar likes. Sin saberlo, además de darte lecciones de estilo y moda, también pueden convertirse en tus profesores de francés.

Por esta razón, te aconsejamos algunas de las personalidades que más triunfan en la actualidad:

  • Betty Autier.
  • Caroline de Maigret.
  • Caroline Receveur.
  • Daphne Moreau.
  • Jeanne Damas.

No lo dudes y sigue a los creadores de contenido que más te interesen en sus perfiles en Instagram o en otras redes sociales. Conviérte en su fan incondicional y consulta a diario sus publicaciones, escucha sus vídeos en stories y lee sus posts. Y, por descontado, anímate a hacer comentarios a los contenidos que comparten.

10. Recurre a un profesor particular online

Si hay un método que te permite asimilar rápidamente un idioma, es el basado en un profesor particular en línea. Te garantiza los mejores resultados en el mismo plazo de tiempo que otras opciones existentes. No obstante, su eficacia no es el único beneficio en el que se traduce. ¿Qué otras ventajas conlleva contar con un docente particular por Internet?

  • Decidirás cuándo te imparte clases tu profesor de francés, eligiendo el día y la hora.
  • Seguirás sus lecciones desde el lugar que desees.
  • El docente focalizará su atención en ti.
  • Podrás formular tantas preguntas como necesites.
  • Tus avances marcarán el ritmo de las clases.

En conclusión, estas diez recomendaciones te ayudarán a aprender francés con rapidez. En cuanto hagas la prueba, verás cómo consigues subir de nivel más fácilmente. Para que los resultados sean los deseados, sé constante.

Además, si quieres acelerar al máximo tu proceso de aprender francés, establece un plan con objetivos a corto y medio plazo. Alcanzar las metas más sencillas te servirá de motivación para continuar. Si necesitas ayuda, no lo dudes y aprende francés con italki. Los profesores particulares de nuestra plataforma pondrán todo de su parte para sacar tu máximo potencial.

¿Quieres aprender un idioma en italki?

¡Aquí tienes los mejores recursos!