Cursos intensivos de japonés
Japonés

Cursos intensivos de japonés

Apuntarte a cursos de japonés de carácter intensivo es la opción ideal si deseas avanzar en tu aprendizaje del idioma. No importa si comienzas desde cero o si ya dispones de conocimientos. Sea cual sea tu punto de partida, estás a punto de tomar una decisión muy acertada. A la hora de aprender japonés o cualquier otra lengua, siempre resulta interesante realizar una experiencia de tipo inmersivo.

De esta forma, las clases intensivas te permiten disfrutar de sus múltiples beneficios desde el primer día. Entre ellos, el dar un salto cualitativo en tu nivel al que podrás sacar partido en diferentes situaciones.

Por ello, si tienes claro que deseas aprender japonés, te recomendamos que hagas la prueba con italki. Nuestra plataforma te será de gran ayuda.

¿Qué es un curso intensivo de idiomas?

Se define como curso intensivo aquel que te permite estudiar en profundidad una determinada materia. En este caso, sería un idioma como el japonés. La intensidad que le caracteriza se traduce en varias horas de clases diarias durante uno o más meses consecutivos.

Pero ¿qué resultados se consiguen con un curso intensivo? Para empezar, asimilar en un periodo de tiempo más bien breve la gramática del japonés. También los verbos y su vocabulario. De igual modo, avanzarás a un ritmo más rápido en tu expresión oral y en la escrita. En definitiva, tu rendimiento será superior al que obtengan los alumnos de otros cursos no intensivos.

¿Por qué deberías apuntarte a un curso intensivo de japonés?

Son varios los motivos por los que es recomendable que te inscribas en un curso intensivo para estudiar japonés. Tenlos en cuenta a la hora de analizar las distintas alternativas que tienes a tu alcance. No en vano, cada vez son más las personas que prueban esta propuesta lectiva.

A continuación, te enumeramos algunas razones que acabarán de convencerte a dar el paso.

1. Aprenderás a un ritmo más rápido

1. Aprenderás a un ritmo más rápido

Este es el motivo más obvio. También el que argumentan muchos de los estudiantes que se decantan por esta opción. Si deseas aprender a un ritmo más rápido que el que te proponen otros cursos, esta alternativa es la tuya. En cuanto te apuntes a uno, conseguirás grandes resultados en el mismo plazo de tiempo que otros.

En consecuencia, no tendrás que esperar varios meses para acreditar el nivel que precisas. Echa cuentas para verlo más claro o presta atención a este ejemplo:

  • Si recibes cuatro horas semanales divididas en dos días, al cabo de dos meses, sumarás 32 horas.
  • Si, por el contrario, asistes a cuatro horas diarias cinco días por semana, en dos meses alcanzarás las 160 horas.

En resumen, las horas resultantes se quintuplican en un mismo periodo por un aprovechamiento considerablemente mayor del tiempo.

2. Podrás prepararte para exámenes oficiales

¿Quieres formarte para presentarte a un determinado perfil de japonés? Las lecciones intensivas son un medio clave para alcanzar una meta como esta. De hecho, no tendrás que adaptarte a un calendario predeterminado ni esperar meses o años para presentarte a un examen oficial.

Aunque te parezca imposible, tienes la posibilidad de abordar esta preparación en un plazo inferior e incluso establecerlo de antemano. Independientemente del nivel al que aspires, estás ante una vía muy válida. De este modo, pronto dispondrás del certificado de idiomas que necesitas y podrás utilizarlo para:

  • Buscar empleo.
  • Acceder a una beca internacional de estudios o de investigación.
  • Inscribirte en un curso de japonés dentro o fuera de las fronteras de tu país.
  • Promocionarte dentro de tu empresa para ascender o lograr un puesto de relaciones exteriores.

3. Dispondrás de un programa lectivo personalizado

Cuando accedas a un curso que se desarrolla en profundidad, tendrás ocasión de decidir el tema que más te interese. Estos son algunos de los más populares:

  • Japonés a nivel comercial para hacer negocios con firmas niponas.
  • El desarrollo de situaciones cotidianas de cara a las vacaciones que planeas hacer en Asia.
  • El japonés clásico para investigar textos antiguos.

Así, el vocabulario que te enseñen se focalizará en la cuestión que te interese en concreto, pues centrarás tu esfuerzo en contenidos que sabes de antemano que utilizarás. Por lo tanto, no perderás el tiempo estudiando términos y otros elementos que no guardan relación con tus intereses.

4. Te sentirás más motivado

En el momento en que te inscribas en un programa de aprendizaje intensivo de japonés, sabrás cuándo alcanzarás tus metas. Y lo mejor de todo es que se materializarán a corto y medio plazo. Conforme logres las primeras, te sentirás más motivado para continuar.

Más tarde, conseguirás que las metas que te fijaste a medio plazo también se cumplan. De nuevo, estos resultados darán lugar a una mayor motivación. Con ella y con una confianza renovada en tus capacidades, afrontarás más retos. Estos serán, con toda probabilidad, más ambiciosos.

5. Aprovecharás al máximo tu tiempo

Está claro que un curso intensivo te ofrece la posibilidad de aprovechar mejor el tiempo del que dispones. Únicamente tienes que organizarte y sacarle partido a esas horas de aprendizaje diario. Así, focalizar tu atención en él con un mayor porcentaje de intensidad que otras alternativas, dará mejores resultados.

Además, aprovecharás mejor el tiempo posterior a su desarrollo. Una vez que concluya el programa lectivo, tendrás disponibilidad para hacer otras actividades con total disponibilidad. Quién sabe si decidirás continuar, iniciarte en otro idioma o disfrutar de tus aficiones.

¿Qué puedo hacer para que este aprendizaje sea lo más eficaz posible?

No te engañes. Apuntarte a un curso intensivo no es suficiente para conseguir los resultados que persigues. De hecho, hay otra serie de factores que juegan un papel crucial. De ellos depende que la experiencia sea un éxito en tu caso.

Dedica tiempo a repasar y estudiar

No importa cuántas horas de clases hayas fijado por semana. Repasar los apuntes y estudiar lo que has aprendido es imprescindible para afianzar esos conocimientos. Por lo tanto, dedica un tiempo diariamente a memorizar los temas que hayas tratado más recientemente con tu profesor.

De igual manera, apunta aquellas dudas que te asalten para consultárselas a los docentes en cuanto tengas oportunidad.

Practica el japonés siempre que tengas la oportunidad

En el aprendizaje de los idiomas, practicar es algo totalmente imprescindible. Es por ello que te recomendamos que practiques en cuanto se presente la más mínima ocasión. Habla y escribe todo lo posible. Hazlo con los comerciantes y hosteleros que se hayan asentado en tu ciudad procedentes del país nipón

Otra manera de practicar es participando en intercambios. Contacta con japoneses que residan en tu misma ciudad o en tu comarca. De este modo, tú practicarás tu japonés y ellos su nivel de castellano. ¡Los dos saldréis ganando!

Si no consigues encontrar a ningún nativo, existe otra alternativa muy atractiva. Nos referimos, en concreto, a los encuentros virtuales que ganan cada vez mayor número de adeptos. En ellos, pueden participar personas que residan en Japón. Pese a la distancia que te separará de ellos, tendrás la posibilidad de conversar con la misma facilidad que si lo hicieras con un vecino cara a cara.

Compatibiliza las clases con otras actividades en japonés

Compatibiliza las clases con otras actividades en japonés

Para incrementar tu aprendizaje, trata de aprovechar al máximo ese periodo lectivo con más actividades en japonés. Hay numerosas posibilidades a tu alcance:

  • Lee novelas en japonés.
  • Ve en versión original películas rodadas en Japón.
  • Escucha canciones de estrellas de la música nipona.
  • Sigue a los influencers que triunfan en el país asiático.

Busca un profesor particular de japonés online

Esta es la última y no menos importante propuesta. Un profesor de japonés que te imparta clases de forma particular y online es todo un acierto. Las múltiples ventajas que te proporciona, sin duda, acabarán de convencerte:

  1. eliges el docente y puedes solicitar una prueba para comprobar que es el idóneo.
  2. El profesor focalizará en ti su atención al 100 % porque no habrá más alumnos.
  3. Puedes formularle tantas preguntas como estimes necesario.
  4. Eres quien establece los temas a los que quieres dar prioridad.
  5. Evaluará tu nivel y creará un programa adaptado a ti.
  6. fijas los días y las horas de clase.
  7. Recibirás un trato cercano y personalizado en todo momento.
  8. Tienes la oportunidad de seguir las clases desde el lugar que escojas.
  9. El ritmo de avance de las lecciones se basa en tus progresos exclusivamente.
  10. Pagarás por las clases que recibas, sin adquirir más compromisos.

En resumen, aprender japonés y disponer del nivel que deseas a corto plazo es posible gracias a propuestas intensivas. Estos cursos son una solución idónea para materializar objetivos en un tiempo récord y mantener tu motivación desde el primer momento. ¡Te animamos a hacer la prueba!

Pese a las ventajas que te ofrecen los cursos de japonés, no olvides la conveniencia de seguir nuestras recomendaciones. En ese sentido, practicar al máximo la lengua nipona y realizar una inmersión en ella mediante diferentes actividades, entre otras ideas, te ayudará. Aprende japonés con la ayuda de italki y los servicios que ponemos a tu disposición en nuestra plataforma. ¡Contacta con nosotros hoy mismo y comienza a recibir tus primeras clases!