¿Es el idioma japonés difícil de aprender? Si te haces esta pregunta porque estás planteándote estudiar la lengua nipona, este post te ayudará a decidirte. En él te vamos a contar cuáles son las principales dificultades a las que te enfrentarás. De igual modo, abordaremos las facilidades que presenta.

Por ello, antes de comenzar a aprender japonés, es importante que prestes atención a los argumentos que encontrarás a continuación. Te permitirán sacar tus propias conclusiones y, en consecuencia, tomar la decisión más apropiada.

Así, si finalmente optas por aprender japonés, te recomendamos que hagas la prueba con italki. Somos la plataforma especializada en la enseñanza de más de 150 idiomas diferentes, y el japonés es uno de ellos.

¿Cuáles son las principales dificultades de aprender japonés?

Cuando te planteas aprender un nuevo idioma, resulta inevitable pensar en las dificultades que entraña. Este aspecto está más presente, si cabe, cuando se trata de lenguas muy diferentes del español, como las asiáticas. No olvides que su origen no guarda relación alguna con el castellano. Por otro lado, el trasvase de términos y la influencia no han sido tan amplios a lo largo de la historia como ha ocurrido con las lenguas europeas.

Por este motivo, el aprendizaje del japonés conlleva algunas dificultades. Te enumeramos a continuación las más destacadas.

1. Su escritura

La escritura del japonés no se asemeja en absoluto a la del español. Por lo tanto, olvídate de la caligrafía que has asimilado desde tu más tierna infancia. Para empezar, cuenta con un total de tres alfabetos diferentes:

  • Hiragana. Suma un total de 46 caracteres provistos de su correspondiente sonido. Permiten completar a los denominados kanjis o ideogramas.
  • Katakana. También se compone de 46 caracteres con su propio sonido. Su función es expresar sonidos y las palabras de origen extranjero.
  • Kanji. Está conformado por ideogramas que tienen un origen chino. Estos se emplean para escribir los nombres propios de personas y de lugares, así como la raíz de los verbos, sustantivos, adjetivos y algunos adverbios. Su número supera con creces los 2000.

2. Sus distintas lecturas

Además de familiarizarte con los múltiples kanjis y el resto de caracteres, tendrás que aprender a leerlos. Es en este punto donde reside otra de sus mayores dificultades, pues cada ideograma se puede leer de más de una forma.

Por lo tanto, no existe una única lectura como ocurre con casi todas las letras del alfabeto español. Tampoco en otros idiomas, como, por ejemplo, el francés, el italiano o el inglés. Como resultado, deberás interpretar cómo leerlos en cada ocasión para acertar.

3. Una misma lectura, diferentes caracteres

Esta es la tercera complicación que has de afrontar y que tampoco tiene su reflejo en el español. Nos referimos al hecho de tener idénticas lecturas pese a que estés ante ideogramas distintos. Es, justamente, el caso contrario al anterior.

En consecuencia, no es de extrañar que la comunicación que trates de llevar a cabo no pueda efectuarse con éxito. O que encuentre, como mínimo, serias dificultades para materializarse como deseas.

4. Lo rápido que se habla en esta lengua

4. Lo rápido que se habla en esta lengua

A las dificultades ya citadas ligadas al aprendizaje del japonés, debes añadir una más: la velocidad a la que hablan los nativos. Si no estás acostumbrado, es fácil que te pierdas en las conversaciones que mantengas y no sepas cómo continuar. Será cuestión de práctica que puedas entender todo y que seas capaz de emular a los japoneses.

5. El keigo o lenguaje honorífico

Como ya habrás adivinado, estás ante un nuevo obstáculo en tu apuesta por dominar el japonés. El keigo es un lenguaje honorífico que se caracteriza por un estilo absolutamente respetuoso y formal.

Pero ¿cómo afecta en la práctica el uso del keigo? Lo hace de distintas maneras:

  • Hay palabras que cambian por completo de denominación en este lenguaje, por lo que necesitarás dominarlas. Se trata de una especie de sinónimos que se emplean en conversaciones de carácter formal.
  • Se recurre al uso de dos prefijos honoríficos. Son el prefijo “o” y el “go”. Se añaden a los sustantivos y a los verbos para dotarlos de una mayor formalidad al hablar.

Asimismo, encontrarás, junto con el honorífico o keigo, otros dos niveles más de lenguaje:

  • Nivel cortés. Se utiliza en el día a día de manera cotidiana.
  • Nivel plano. También conocido como humilde, es el empleado en situaciones más informales.

Encuentra tu profesor ideal

En italki, puedes encontrar a tu tutor de español entre una amplia gama de profesores cualificados y con experiencia. ¡Vive un aprendizaje incomparable!

Reserva una clase de prueba

¿Qué facilidades comporta el estudio del japonés?

Estamos ante la otra cara de la moneda, por lo que estas facilidades merecen ser tenidas muy en cuenta. Toma buena nota de las más relevantes que te explicamos.

Más tarde, sopesa estas y las dificultades ya vistas en el apartado anterior. Tú serás quien decida lo difícil que es o no aprender este idioma por el que muestras interés.

Su gramática guarda similitudes con la española

Presenta cierto parecido con la gramática española y con la de otros idiomas que conoces. No te costará, en consecuencia, entenderla ni estudiarla. Encontrarás, de esta manera, una ayuda más que destacada.

Sin embargo, has de tener en cuenta una salvedad. Se trata del modo en el que se construyen las oraciones. En español, estas comienzan por el sujeto para seguir con el verbo y, finalmente, el complemento u objeto. En japonés, se repite este esquema, pero el verbo se sitúa en último lugar.

La fonética

Aunque te parezca extraño, lo cierto es que la fonética japonesa se parece sorprendentemente a la española. En ambos casos, suena de la misma forma que se escribe , lo que supone una gran ventaja.

Pero la lista de similitudes fonéticas no finaliza ahí. Ambas lenguas comparten las mismas cinco vocales, a pesar de que su orden sea diferente. En el japonés, las vocales se ordenan de esta forma: a, i, u, e, o.

El género

Ni masculino ni femenino. El género de los sustantivos en este idioma es siempre neutro, lo que te simplificará mucho el aprendizaje del japonés. Su estudio te llevará menos horas y esfuerzo.

A pesar de que al principio te resulte un poco extraño por no darse esta circunstancia en el español, es una gran ventaja. Pronto asimilarás esta diferencia.

Algo similar ocurre con los plurales. En este caso, es el contexto el que lo determina en cada ocasión.

Los préstamos lingüísticos

En este apartado tenemos que referirnos fundamentalmente a los que tienen su origen en el inglés. Son muchos los préstamos lingüísticos presentes en forma de vocabulario que han sido asimilados desde hace años.

Por otra parte, existen palabras que, pese a haberse incluido en su diccionario casi como propias, han sufrido una adaptación. Aun así, son fácilmente entendibles porque han mantenido su raíz o un sonido muy similar. Por lo tanto, resultan reconocibles cuando se escuchan o se leen.

Los tiempos verbales

Es una de las ventajas de las que más te alegrarás. Y no es de extrañar. Los tiempos verbales se reducen únicamente a dos. Se trata del presente y el pasado. Para expresar el tiempo futuro, se suele recurrir a una estrategia muy sencilla: emplear el presente junto con adverbios de tiempo.

Comienza a aprender japonés con ayuda de un profesor particular en línea

Si después de evaluar las dificultades y facilidades la balanza se inclina por el estudio de este bello idioma, da el siguiente paso. Necesitas un profesor de japonés. Decántate por uno particular online, ya que es el mejor método de cuantos tienes actualmente a tu alcance.

Para empezar, te permitirá disfrutar de los mejores resultados en el mismo plazo de tiempo que otros. Solo esta característica debería bastar para convencerte, pero hay más igual de atractivas. La flexibilidad es una de ellas, pues puedes elegir el tema de estudio, el método, cuándo recibes cada clase…

Otro punto destacado es el de la comodidad. ¿Qué método te permite estudiar desde casa, en la oficina o en la playa? Efectivamente, solo este te ofrece una oportunidad a la que no puedes renunciar. Bastará con que dispongas de cobertura para conectarte a la red.

Asimismo, te permite ser tú quien escoja el docente, al que podrás formular tantas preguntas como sea preciso. Para terminar, los pagos los realizarás en función de las clases que elijas. No tendrás que abonar mensualidades ni adquirir el compromiso de seguir en clase durante meses o un curso lectivo completo.

Iníciate en el idioma japonés con ayuda de italki

Iníciate en el idioma japonés con ayuda de italki

En resumen, es cierto que, a la hora de aprender japonés, harás frente a distintas dificultades. Pese a ello, no te desanimes. Todo lo contrario, sigue adelante en tu empeño por adquirir nuevos conocimientos. Recuerda que también existen varias facilidades que te ayudarán a avanzar sin tanto esfuerzo lección tras lección.

El idioma japonés te abrirá muchas puertas a nivel internacional cuando consigas dominarlo o adquirir un nivel avanzado. Te beneficiará desde el punto de vista laboral, además del cultural. Por ello, no lo pienses más y aprende japonés con italki. Los servicios que ponemos a tu disposición en nuestra plataforma suponen una importante ayuda. Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros. ¡Comienza tu aprendizaje hoy mismo!

¿Quieres aprender un idioma en italki?

¡Aquí tienes los mejores recursos!