Los números en ruso: guía de estudio
Ruso

Los números en ruso: guía de estudio

El ruso es un idioma muy particular y que dispone de una marcada presencia en el mundo. Es el octavo más utilizado del planeta, con más de 250 millones de hablantes. Comúnmente, lo que más llama la atención es su alfabeto, de grafía cirílica. Sin embargo, en esta ocasión nos centraremos en otro aspecto. Descubre aquí una guía de estudio de los números en ruso. Comienza una aventura para la que te recomendamos italki, tu entorno de aprendizaje.

Antes que nada, te preguntaremos una cosa. ¿Existe en español un nombre para cada número? Puede que respondas que, obviamente sí. En realidad, la respuesta es sí y no. Es cierto que tenemos una denominación para cada uno, pero esta se compone de los anteriores cuando alcanza determinada cifra. Lo mismo sucede con otras lenguas, como el árabe o, en nuestro caso, el ruso.

Los números del 1 al 10: primer sistema

Para comenzar, cuando decimos «primer sistema», no nos referimos a que haya más formas de clasificar esta primera decena. Lo que queremos transmitir es que esta es la base sobre la que se construirán los demás. Es decir, según el sufijo que apliquemos y cómo lo combinemos, estaremos generando una cifra u otra.

A este respecto, con esta lista te podrás aprender los números en ruso del 1 al 10:

  • 1. один (masc.), одна (fem.), одно (neu.) [a-dín]
  • 2. два (masc. / neu.), две (fem) [dva]
  • 3. три [trí]
  • 4. четыре [chi-tý-rye]
  • 5. пять [pyat’]
  • 6. шесть [shest’]
  • 7. семь [sem’]
  • 8. восемь [vó-sim’]
  • 9. девять [dyé-vit’]
  • 10. десять [dyé-sit’]

Ahora, vamos a concretar la lista anterior, así que introduciremos varias particularidades. Lo importante es que la trabajes con un profesor y la conozcas en profundidad:

  • El número 1 tiene dos denominaciones, la habitual y la que se usa para contar «Раз» [raz]. Esta última se puede corresponder con la palabra «tiempo» o «vez» y se complementa con los demás.
  • El número 0 lo hemos dejado aparte porque, como sucede con otras lenguas, hay quienes no lo consideran como tal. En este caso, se le llama ноль [nolʹ] o нуль [nulʹ].
  • El número 1 y el 2 tienen dos formas cada uno; una para el género masculino y otra para el femenino. Como puedes ver en el listado, las diferencias son mínimas. Dependen siempre del sustantivo al que acompañen.

Los números del 11 al 19: incorporación de los sufijos

Los números del 11 al 19: incorporación de los sufijos

En otro orden de cosas, la clave para comprender sus números no es compleja. Se basa en conocer su sistema y analizarlo. Es obvio que nadie lo haría memorizándolos uno por uno, ya que sería inabarcable. Por ello, en esta sección vamos a empezar a trabajar con los sufijos, que resultarán cruciales de aquí en adelante.

Llevándolo a la práctica, veremos cómo articular la segunda decena (es decir, del 11 al 20). Hay que incorporar el término «надцать» (-nádtzat). De este modo, nos quedaría la siguiente lista de formas compuestas:

  • 11. оди́ннадцать [a-dí-na-tsat’]
  • 12. двена́дцать [dvi-ná-tsat’]
  • 13. трина́дцать [tri-ná-tsat’]
  • 14. четы́рнадцать [chi-týr-na-tsat’]
  • 15. пятна́дцать [pit-ná-tsat’]
  • 16. шестна́дцать [shi-na-tsat’]
  • 17. семна́дцать [sim-ná-tsat’]
  • 18. восемна́дцать [va-sim-ná-tsat’]
  • 19. девятна́дцать [di-vit-ná-tsat’]

Como en el caso anterior, hay que incluir varias anotaciones. Si bien todos siguen un sistema particular, siempre te encontrarás con excepciones y particularidades.

  • Solo hay que tomar el cardinal correspondiente de la primera decena y agregarle el sufijo que hemos visto.
  • En los cardinales que terminan en «ь» o en «e» esta última letra cae cuando se les agrega «надцать» por cuestiones de sonido.
  • Con el fin de obtener el número 12, la «a» del final en «два» pasa a ser una «e» (двена́дцать).

Las decenas del 20 al 100: un paso más

Con unas pocas reglas, hemos creado las bases que nos servirán durante el resto de la guía. Todavía habrá más excepciones, pero serán sencillas de comprender. En este caso, partiremos del 20 con el fin de avanzar en el sistema de múltiplos de 10.

Por suerte, el paradigma no es demasiado complejo. Se trata de incorporar «десят» [disyat] o [syát] al número de la primera decena. Esta regla es como aplicarle el múltiplo «por diez», pero no se cumple siempre.

  • 20. два́дцать [dvá-tsat’]
  • 30. три́дцать [trí-tsat’]
  • 40. со́рок [só-rak]
  • 50. пятьдеся́т [pit’-di-syát]
  • 60. шестьдеся́т [shist’-di-syát]
  • 70. се́мьдесят [syém’-di-syát]
  • 80. во́семьдесят [vó-sim’-di-syát]
  • 90. девяно́сто [di-vi-nós-ta]
  • 100. сто [sto]

Nuevamente, vamos a ver las particularidades, que no te dificultarán aprender el idioma. ¡No te desmotives! Para estos múltiplos, no hay tantas que estudiar, pero sí varias que deberías tener anotadas por si acaso:

  • La regla de añadir «por diez» que comentábamos antes solo se aplica entre el 50 y el 80.
  • Para el resto de los múltiplos (conviene repasarlos de memoria para interiorizarlos), no obedecen a ningún criterio.
  • El cardinal 40 es el más diferente, ya que no guarda ninguna relación con su raíz.

Conoce el sistema de números compuestos

Casi en la conclusión, hemos alcanzado el número 10 en profundidad. Pero hemos pasado «de puntillas» por los demás hasta alcanzar el 100. ¿Ganas de terminar pronto? No, todo se debe a un criterio de lógica gramatical, y es que ahora viene lo más fácil. El sistema ruso no es tan diferente del inglés o del español en cuanto a los números compuestos.

Para crear los que van desde el 21 hasta el 99, se utiliza un mecanismo de colocación muy simple. Basta con poner el cardinal grande para saber en qué decena estamos y aplicarle después el pequeño. Es decir, algo parecido a como haríamos en español con el número 75, que sería «setenta y cinco». Si te propones aprender ruso, verás que es más fácil.

De esta forma, el siguiente ejemplo te ayudará a comprender de lo que estamos hablando. Vamos a formar el 57 con términos rusos exclusivamente (la transcripción es la misma que hemos visto antes). Así, tomaríamos el 50 (пятьдеся́т) y le agregaríamos el siete (семь). El resultado sería, entonces, «пятьдеся́т семь».

Probablemente, te hayas dado cuenta de algo, y es que resulta demasiado sencillo juntarlos. Por suerte, esta lengua no tiende a adherir los dos números, sino que deja un espacio entre ellos. En español, por ejemplo, tenemos que juntarlos en casos como el «veinticinco», entre otros muchos.

Un ejemplo práctico después de entrar en detalle

Nuestro consejo es que practiques la formación de varios números de cada decena. Para que puedas comprobar si lo has hecho correctamente, te pondremos varios ejemplos de cardinales compuestos ya formados. Incluiremos solo números menores que 100, y después seguiremos con los mayores:

  • 26. двадцать шесть
  • 32. три́дцать два
  • 47. сорок семь
  • 51. пятьдеся́т один
  • 63. шестьдеся́т три
  • 78. се́мьдесят восемь
  • 85. во́семьдесят пять
  • 99. девяносто девять

En sí, leerlos es sencillo, solo tienes que hacerlo tal y como estábamos viendo hasta ahora. Es decir, con las transcripciones que hemos visto en las listas anteriores. Primero lo haces con el de la izquierda y luego con el de la derecha, como sucede con el español. Por ejemplo, el 51 sería «pit’-di-syát a-dín».

¿Más ganas de aprender números en ruso? ¿Qué hay más allá del 100?

Es posible que, a estas alturas, ya sientas curiosidad por saber cómo son los números más grandes. En nuestra guía de estudio queremos llegar hasta el final, aunque suene imposible (en cierto modo, lo es). Pero sí que veremos el nombre de los que tienen varios ceros detrás y algunas reglas de combinación. Con un profesor de ruso podrás profundizar en esto.

Múltiplos de cien

Recordemos que el cardinal 100 se escribía «сто». En este sentido, tomaremos este término como sufijo, incorporado a los números de la primera decena. Estos han sido nuestra base desde el principio y continuarán siéndolo por ahora.

  • 100 сто [sto]
  • 200 двести [dvyé-sti]
  • 300 триста [trí-sta]
  • 400 четыреста [chi-tý-ri-sta]
  • 500 пятьсот [pyát’-sót]
  • 600 шестьсот [shist’-sót]
  • 700 семьсот [sim’-sót]
  • 800 восемьсот [va-sim’-sót]
  • 900 девятьсот [di-vit’-sót]

Como puedes ver, la regla que acabamos de explicarte es algo superficial. En realidad, el sufijo varía según el múltiplo y genera formas como «ста» o «сти» por cuestiones de género.

Para formar estos números, nuevamente, se sigue la misma norma que con los múltiplos de diez. Como es muy simple, solo veremos un ejemplo con el caso del 245, que sería «двести со́рок пять».

Miles, millones y más allá

Miles, millones y más allá

Como último paso, nos centraremos en los millares, los millones y los millardos. Si te fijas, comenzaste comprendiendo que el número 1 tiene dos formas y ya eres capaz de formar las centenas.

Para formar los millares, la única regla es tomar el número de la primera decena y añadirle «ты́сячи» [tý-si-cha] después (separado por espacio). El término «mil», en realidad, es «ты́сяча» por ser femenino.

  • 3000. три ты́сячи
  • 50 000. пятьдеся́т ты́сячи

Con los millones, el mecanismo es idéntico. El término «millón» es «миллио́н» [mi-li-ón] y forma los siguientes compuestos:

  • 1 000 000. оди́н миллио́н
  • 47 000 000. сорок семь миллио́н

Por último, los millardos (miles de millones) se expresan con «миллиа́рд» [mi-li-árt]. De este modo, quedaría con esta formulación:

  • 3 000 000 000. три миллиа́рда
  • 8 000 000 000. восемь миллиа́рда

Como has podido ver, aprender los números en ruso está a tu alcance. Sin duda, puede ser una cuestión interesante sobre la que empezar a trabajar. Eso sí, lo primero es conocer su alfabeto y algunas reglas de pronunciación. En italki ponemos todos los medios a tu disposición para que puedas adquirir un buen nivel del idioma. ¡Lánzate y aprende ruso!

Related Posts